Se encuentra usted aquí

Las webs de citas ponen en riesgo la seguridad del palacio de Buckingham

Empleados de Buckingham usan aplicaciones como Tinder para conseguir citas con personas de las cuales la seguridad de palacio no tiene información

Las webs de citas ponen en riesgo la seguridad del palacio de Buckingham

En la casa real británica están preocupados porque un elevado número de los empleados que trabajan y residen en el palacio de Buckingham están usando aplicaciones como Tinder para encontrar citas esporádicas, lo que podría poner en peligro la seguridad de la residencia real.

Fuentes del palacio de Buckingham aseguran que de los 800 trabajadores de palacio, un buen número de ellos utiliza este tipo de aplicaciones, algo que ha generado una enorme intranquilidad entre los responsables de seguridad de Buckingham, quienes desconocen por completo quiénes son estos esporádicos visitantes.

"Hay una preocupación seria y real en el palacio de Buckingham sobre los miembros del personal que usan aplicaciones para encontrar citas como Tinder, ya que es un modo bastante sórdido de conocer gente [los usuarios eligen potenciales citas solamente viendo las fotos de perfil publicadas en Facebook]. La policía que se encarga de la seguridad del palacio está bastante descontenta con el número de invitados de los miembros del servicio que pasan la noche dentro del palacio de St. James [destinado a alojar visitantes], especialmente cuando podrían conocerlos solamente a través de Tinder. No conocen el historial de los invitados y dicen que podría ser cualquiera. Es una pesadilla para los miembros de seguridad, especialmente con el clima que se respira últimamente. A los invitados se les permite quedarse en el palacio de St. James, pero algunos de ellos se han quejado de que cuando se van por la mañana las fuerzas de seguridad les hacen un millón de preguntas antes de dejarlos marchar, aunque la policía dice que ellos solamente cumplen con su trabajo", señaló la fuente al periódico Daily Mail.

Por su parte un portavoz del palacio de Buckingham ha rehusado hablar sobre el problema, arguyendo que la casa real nunca habla sobre sus problemas de seguridad en los medios de comunicación.

Publicidad