Se encuentra usted aquí

¿De dónde viene el dinero con el que Daren Metropoulos compró la mansión Playboy?

El multimillonario griego sorprendió al mundo del entretenimiento al pagar cerca de 100 millones de dólares a Hugh Hefner para comprar su icónica mansión.

¿De dónde viene el dinero con el que Daren Metropoulos compró la mansión Playboy?

Un joven multimillonario que probablemente no sabe qué hacer con tantos millones alojados en sus cuentas bancarias. Esta podría ser la mejor descripción del hombre que a sus 32 años pagó una suma cercana a los 100 millones de dólares por la mansión Playboy, el lugar en el que todo hombre desearía vivir.

Hugh Hefner se despide de la mansión Playboy para cederla a un joven millonario

Metropoulos era vecino de Hugh Hefner hace aproximadamente siete años en Holmby Hills, un exclusivo barrio de Los Ángeles.

Pero, ¿de dónde provienen las riquezas de este magnate griego? Daren Metropoulos es hijo del empresario Dean Metropoulos, quien según la Revista Forbes tiene una fortuna multimillonaria de $2.4 mil millones de dólares.

Sí, Daren Metropoulos es un ‘niño rico’ que nació en ‘cuna de oro’ y disfruta de las riquezas amazadas por su padre, quien salvó de la banca rota marcas como Hostess, Bumble Bee Tuna, Pabst y Chef Boyardee.

Metropoulos padre también ha vuelto a dar vidas a marcas que iban directo a su extinción como Duncan Hines, Hungry-Man, Vlasic y Twinkies. Además, ha dirigido importantes empresas alicaídas y les ha dado valor nuevamente, compró la marca de cervezas Pabst en 250 millones de dólares y la vendió en 500 millones años más tarde.

En la actualidad, los hijos de Dean Metropoulos, entre ellos el que adquirió la mansión Playboy, se encargan de administrar, y disfrutar, la fortuna amasada por su padre. Los hermanos Metropoulos planean comprar un equipo de la NFL entre Oakland Raiders, Jacksonville Jaguars o Buffalo Bills.

Entonces está claro: Daren Metropoulos heredó las riquezas de su padre y probablemente no sabe qué hacer con tanto dinero. Ahora, heredará, y disfrutará, el legado que Hugh Hefner dejó en la mansión Playboy.

Publicidad