Se encuentra usted aquí

Amy Schumer se siente sexy a pesar de ser 'una gorda' según Hollywood

La actriz y humorista no solo se atreve a desafiar los estándares de belleza de la industria, sino que además proclama que ella se siente muy atractiva sin ser una talla cero.

Amy Schumer se siente sexy a pesar de ser 'una gorda' según Hollywood

Foto: AFP

Foto: AFP

La actriz Amy Schumer es culpable de cometer la mayor ofensa posible contra una industria con unos cánones de belleza tan irreales como es la del cine, no solo por no poseer unas medidas de infarto y negarse, por otra parte, a encajar en el rol de 'amiga gordita y simpática', sino por sentirse además orgullosa de su aspecto y tener el 'descaro' de proclamar a los cuatro vientos que ella se siente muy atractiva y segura de sí misma.

"Me preocupa porque es un canon ideal que consiguen meterte en la cabeza, a través de la televisión, las películas, las revistas... Todas las mujeres que aparecen en ellas son unos esqueletos preciosos con tet*s. Y no puedes evitar preguntarte si alguna vez encontrarás a algún hombre que se sienta atraído por ti. Pero es entonces cuando yo me recuerdo a mí misma que a ellos no les importan esas cosas", explica la intérprete sobre su experiencia viviendo bajo la tiranía de la imagen, de la que afortunadamente ya ha escapado. "Yo me siento muy a gusto en mi propia piel, me siento fuerte y sana. Y por supuesto, también sexy", añade ahora con orgullo.

Sin embargo, la humorista ha tenido que recorrer un camino muy largo antes de alcanzar ese nivel de autoaceptación. Al igual que les sucede a muchas otras jóvenes aspirantes a estrella, en sus inicios se dejó 'lavar el cerebro' por aquellos que la decían que jamás conseguiría triunfar si no bajaba unos cuantos kilos.

"Soy lo que en Hollywood se denomina una gorda. Antes de que hiciera nada de importancia en este negocio, alguien me dijo: 'Solo para que lo sepas, Amy, pero si pesas más de 63 kilos, a la gente le molestarás a la vista. Pero no te sientas presionada. Y yo me lo creí. Me dije a mí misma que era una recién llegada y que tenía que perder peso. Y lo peor es que tengo un aspecto estú**do cuando adelgazo demasiado. La cabeza sigue teniendo el mismo tamaño, pero mi cuerpo se encoge. A nadie le gusta mi aspecto así, no es bonito", revela la actriz y monologista en un adelanto de su especial para Netflix 'Amy Schumer: The Leather Special' , al que ha tenido acceso la revista People.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad