Se encuentra usted aquí

Taylor Swift aprendió a tocar la guitarra para diferenciarse del resto de artistas

La cantante quería distanciarse del resto de aspirantes a estrella

Taylor Swift aprendió a tocar la guitarra para diferenciarse del resto de artistas

Desde muy pequeña, Taylor Swift supo que quería dedicarse a la música y para diferenciarse del resto de cantantes, decidió aprender a tocar la guitarra junto a su profesor Ronnie Cramer en 2002. El músico está convencido de que la artista empezó a interesarse por este instrumento porque quería alejarse del estilo de otros aspirantes al estrellato.

"Taylor era una niña genial, se notaba que tenía talento. Mi hermano fue su profesor de canto cuando ella tenía nueve años y antes de eso [Taylor] ya había estado siempre actuando... Me pusieron al mando porque se dieron cuenta de que nadie se fijaría en esa niña. Por aquel entonces, ninguna chica joven tocaba la guitarra y cantaba, así que sería la primera", contaba el profesor a la revista heat antes de revelar que Taylor, aparte de ser una alumna muy aplicada, estuvo siempre apoyada y motivada por su madre Andrea, y juntas trabajaron para triunfar en la industria musical.

"Su madre era la jefa y ella era muy insistente. Taylor se promocionaba como la estrella perfecta, con todo el paquete completo, y le entusiasmaba. Tocaba la guitarra todo el tiempo, cuando yo aparecía ella ya tenía la guitarra en la mano y me enseñaba las canciones que había compuesto. Su madre era estricta con ella, pero funcionó. Andrea incluso le controlaba la dieta y le aconsejaba que no se convirtiera en una 'estrella del pop gorda'.[La madre] llegaba de Taco Bell y tan pronto como venía, los niños corrían hacia ella. Taylor estaba tentada por esa comida pero se comía una ensalada. Recuerdo cómo su madre le dijo una vez: 'Taylor, nadie quiere ver a una estrella del pop gorda'", reveló Ronnie.

Para su 20 cumpleaños, el padre de la cantante de Nashville le pidió al músico que le enviase la guitarra con la que su hija solía tocar en sus clases, un regalo que más tarde la artista definió como "el mejor regalo que jamás le habían hecho".

"En su 20 cumpleaños, su padre Scott me pidió que le enviase la guitarra con la que enseñé a tocar a Taylor. Ella me llamó luego para darme las gracias por enviársela. Me dijo: 'Ha sido el mejor regalo que jamás me han hecho'. Fue muy bonito por su parte que me llamara", añadió.

Publicidad