Se encuentra usted aquí

Paris Jackson desata la ira de los australianos tras 'ofensivo' mensaje en redes

La hija de Michael Jackson ha sido acusada de frivolizar con uno de los casos judiciales más dramáticos de la historia del país al emplear, sin conocer su contexto, la frase 'Un dingo se comió a mi bebé'.

Paris Jackson desata la ira de los australianos tras 'ofensivo' mensaje en redes

Foto: AFP

Aunque la frase 'Un dingo se comió a mi bebé' ha sido empleada en multitud de ocasiones en todo tipo de series y películas hasta el punto de haber penetrado con fuerza en la cultura popular del mundo anglosajón, pocos saben que tras estas palabras -en apariencia insignificantes- se esconde uno de los casos judiciales más tristes y dramáticos de la historia reciente de Australia.

Tanto es así, que quizás al percatarse de las referencias que a esta expresión aparecen en producciones tan populares como 'Los Simpson', 'Padre de Familia' o 'Seinfeld', la joven Paris Jackson imaginara que se trataba de una mera estructura coloquial utilizada tradicionalmente por sus ciudadanos, por lo que no dudó en hacer uso de ella para documentar en las redes sociales su reciente visita al país austral.

Sin embargo, y para sorpresa de la hija de Michael Jackson, su mensaje ha provocado una intensa polémica de la que se han hecho eco -por no decir que han amplificado- los medios más sensacionalistas del país, una ola de indignación que parece explicarse con la supuesta falta de sensibilidad que habría mostrado Paris al elegir estas palabras concretas.

Y es que como se encargó de dar a conocer la actriz Meryl Streep ante los espectadores de todo el mundo con su película 'Un grito en la oscuridad' (1989), basada en la terrible historia que se describirá a continuación, en el año 1980 Lindy Chamberlain-Creighton fue acusada de haber asesinado a su hija de nueve semanas durante una acampada familiar en un bosque, mientras la pequeña dormía.

Aunque durante los años que duró el proceso judicial, la mujer mantuvo siempre su inocencia y atribuyó la desaparición de la niña a la inesperada aparición de un dingo -de ahí la también conocida frase 'un dingo se llevó a mi bebé', aunque en la versión cinematográfica se sustituye el verbo llevar por 'comer'-, finalmente tuvo que cumplir varios años de cárcel hasta que, ya en 1986, aparecieron nuevas pruebas forenses que confirmaban su versión de los hechos y que la muerte de su hija se produjo por las heridas que le causó el citado animal.

Evidentemente, la aspirante a actriz no era conocedora de esta dramática historia cuando decidió, como complemento perfecto a una imagen que la retrataba acariciando a un dingo durante su última estancia australiana, emplear exactamente las mismas palabras a modo de descripción de la instantánea. No obstante, y tras ser "vapuleada" por la prensa local, como ella misma ha denunciado, Paris ha optado por transmitir a sus seguidores australianos sus más sinceras disculpas por tan involuntaria muestra de frivolidad.

"Estaba haciendo referencia a una frase que sabía que era popular pero de la que jamás pensé que se derivaría de un incidente tan triste y horroroso. Quiero disculparme de forma sincera, desde el fondo de corazón, con todos aquellos que se hayan sentido ofendidos", escribió en una publicación de Instagram para, a continuación, cargar contra todos aquellos medios que no han tenido piedad con ella a pesar de ser conscientes de que se trataba de un inocente error.

"De verdad que me rompe el corazón haber visitado uno de los países más bellos del planeta, conocer a la gente más bondadosa y maravillosa del mundo y posteriormente acabar siendo vapuleada por la prensa más monstruosa. Pese a los comentarios tan crueles y despiadados que me han dedicado, estoy deseando volver a Australia", apuntó en la misma plataforma.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad