Soy grande de corazón: Edward Niño, el hombre más pequeño de Colombia

‘Puntico’, como lo llaman de cariño familiares y amigos ostentó el Récord Guinness por su baja estatura en el año 2011, pero el puesto le fue arrebatado luego por un nepalí. Tiene una personalidad arrolladora, acompañada de un aire de inocencia y picardía como nadie.

Su hermano menor mide 190 centímetros, pero el del medio, Miguel Ángel, también sufre otra especie de enanismo. A Edward lo confunden con un niño, no solo por sus 67 centímetros de altura y su talla cero de ropa, sino por su voz que no se desarrolló.

Temas Relacionados: 
Publicidad
Más Contenidos
  • Si voy a bailar, tengo que estar entre los mejores: Sergio Trujillo y su danza del éxito

    El caleño es reconocido como el mejor coreógrafo del mundo. Es ganador de un Tony Awards, el mayor reconocimiento en su carrera.

    Los Informantes
  • ‘Me fui’ de Reymar Perdomo, un grito de supervivencia, rabia y dolor

    Un video en redes sociales de la cantante venezolana interpretando el tema desde Lima, Perú, se volvió viral al punto de ser entonado incluso en China.

    Los Informantes
  • El dolor de un país inmortalizado en obra de arte por la maestra Beatriz González

    Se define como una mujer tímida que busca expresar el mismo sentimiento, pero por distintos métodos. Los Suicidas fue una obra que marcó un hito en su carrera.

    Los Informantes
  • Noble, estudioso, trabajador: así es Johan Ramírez, el ángel del Chapecoense

    El joven paisa que tenía solo 15 años cuando el avión de LaMia que transportaba al equipo brasileño se estrelló en Cerro Gordo, Antioquia.

    Los Informantes
  • Bomby, desde la nación del corrinche, sueña con el primer Grammy para la Comuna 13

    Líder de la agrupación Son Batá, este músico que parece de otro planeta, ha logrado que se escuche más el sonido del clarinete que el ruido de las balas en barrios populares de

    Los Informantes
  • Cuidados paliativos, la esperanza por un final feliz para enfermos terminales

    El doctor Juan Carlos Hernández quiso llevar su profesión a otro nivel y ofrecerles a pacientes con diagnósticos irreversibles la posibilidad de tener una muerte digna, rodeados

    Los Informantes