Se encuentra usted aquí

Zayn Malik, expuesto ante las autoridades por su condición de musulmán

Tan solo en su primer viaje a Estados Unidos, el cantante británico tuvo que soportar tres controles distintos por su apellido y sus raíces paquistaníes.

Zayn Malik, expuesto ante las autoridades por su condición de musulmán

Foto: AFP

Foto: AFP

Ser una estrella internacional de la música, primero como componente de One Direction y ahora como artista en solitario, no ha jugado en favor de Zayn Malik a la hora de sortear los controles de seguridad de los aeropuertos. Criado en un humilde barrio de Bradford (Inglaterra) en el seno de una familia musulmana -su madre se convirtió al Islam tras casarse con su padre, de origen paquistaní-, el cantante británico se ha acostumbrado ya a que su apellido y aspecto hagan saltar las alarmas en las aduanas y provoque que se le sometan a registros e interrogatorios adicionales.

"La primera vez que fui a Estados Unidos pasé tres controles de seguridad antes de subirme al avión. Primero dijeron que me habían seleccionado de forma aleatoria, luego que pasaba algo con mi nombre, que hacía aparecer algo raro en el sistema... Cuando aterricé, fue como una película. Me retuvieron durante tres horas, preguntándome cosas muy raras. Tenía 17 años, era mi primera vez en Estados Unidos, tenía jet lag y estaba muy confundido. Me pasó lo mismo la siguiente vez que viajé allí", relata con resignación en una entrevista al Evening Standard, en la que hace hincapié en que, por molestas que puedan resultarle a él, comprende las razones detrás de tan estrictas medidas de corte étnico.

"Soy consciente del nivel de cautela que hay que seguir, especialmente ahora, teniendo en cuenta todo lo que ha pasado en casa. No creo que se consiga nada positivo enfadándose, es algo que va de la mano de lo que sucede actualmente. Entiendo que tengan que hacerlo".

A pesar de viajar constantemente y estar principalmente afincado en Nueva York, donde reside su novia Gigi Hadid, el intérprete de 24 años se mantiene muy al tanto del clima político y social que se respira en su país natal, incluyendo la islamofobia que ha repuntado en determinados sectores de Reino Unido tras los atentados de Londres y Mánchester o la radicalización de jóvenes musulmanes británicos de tercera y cuarta generación. A la hora de pronunciarse sobre unos temas tan delicados, Zayn prefiere pecar de cauteloso limitándose a expresar su tristeza ante los ataques terroristas y la falta de entendimiento general entre los seres humanos.

"No sé cómo analizar siquiera la psicología detrás del por qué la gente hace algo así. Y tampoco conozco el remedio [a esta situación]. Únicamente desearía que todo el mundo sintiera más amor, compasión y que se preocupara más por el resto de personas".

A día de hoy, él es sin duda uno de los musulmanes más famosos de la industria musical a nivel internacional, una posición de la que es muy consciente y que le lleva a caminar en la delgada línea de la corrección política, midiendo cada una de sus acciones para dar una imagen intachable ante los padres más conservadores de sus fans al tiempo que trata de no perder su esencia.

"Tengo un gran sentimiento de orgullo y responsabilidad que deriva de saber que soy el primero de mi tipo, de mi origen. Ahora mismo no soy practicante, pero me criaron en la fe islámica, así que siempre estará conmigo, y me identifico mucho con su cultura. Pero simplemente soy yo. No quiero que me defina mi religión o mi bagaje cultural", ha comentado al mismo medio.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad