Se encuentra usted aquí

Taraji P. Henson cobró menos del 2% del salario de Brad Pitt por 'El curioso caso de Benjamin Button'

La actriz revela que, mientras que Brad Pitt y Cate Blanchett cobraron millones, ella, como la tercera actriz protagonista, se quedó en una suma de seis cifras muy baja.

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

 

La actriz Taraji P. Henson ha desahogado ahora su frustración por el salario 'humillante' que recibió por su trabajo en la película de 2008 'El curioso caso de Benjamin Button', en la que interpretaba a la madre adoptiva del personaje de Brad Pitt, revelando que se vio obligada a cobrar apenas el 2% de la suma millonaria que percibieron tanto el actor como la otra protagonista de la cinta, Cate Blanchett.

"Tanto a Brad como a Cate les pagaron millones. ¿Yo? Me quedé sentada al lado del teléfono conteniendo el aliento a la espera de que mi mánager me llamara para anunciar una cifra que me hiciera sentir bien: en el medio de la escala de las seis cifras. Sin duda, sería solo un mero porcentaje de lo que Brad se estaba llevando a casa para Angelina y sus preciosos hijos, pero un salario digno al fin y al cabo de una actriz consolidad y con una trayectoria prometedora que ya había recibido el aplauso de la crítica por su trabajo. Pero esa perspectiva murió rápido. 'Lo siento Taraji', me dijo mi mánager Vince cuando por fin conseguimos hablar. 'Me han ofrecido la cantidad más baja posible dentro del margen de las seis cifras. Les he convencido para que subieran un poco, pero eso es todo'", recuerda ahora la intérprete, que ha saltado a la fama mundial por su papel de Cookie Lyon en la serie 'Empire', en su libro 'Around the Way Girl'.

El insulto definitivo para Taraji fue que le obligaran a correr con sus propios gastos durante su estancia en Nueva Orleans para rodar la película, por la que finalmente acabaría recibiendo una nominación al Óscar como Mejor Actriz de Reparto.

"Hubo una cosa más. Tuve que aceptar pagar los gastos de traslado y alojamientos mientras estaba en Nueva Orleans, lo cual supuso tres meses de hotel que salieron directamente de mi bolsillo", añade.

Finalmente la actriz aceptó el papel sin negociar por miedo a perder una oportunidad tan valiosa a nivel profesional, consciente de que a los productores y al estudio no les costaría ningún esfuerzo encontrarle una sustituta.

"Las matemáticas era muy simples: hay muchas más actrices negras con talentos que papeles inteligentes y poderosos para ellas", lamenta. "Sabía muy bien cómo estaban las cosas: daba igual mi talento, daba igual los premios que hubiera recibido antes por mi trabajo, si pedía más dinero me reemplazarían sin pestañear".

 

Publicidad