Se encuentra usted aquí

Tamara Ecclestone defiende su decisión de seguir dándole el pecho a su hija de dos años

La hija de Bernie Ecclestone solo se plantea dejar de darle de mamar a su pequeña Sophia cuando esta se canse y así se lo haga saber.

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Instagram photo by Tamara Ecclestone Rutland

Tamara Ecclestone, la hija del magnate de la Fórmula 1, habla con toda naturalidad siempre que se le presenta la oportunidad de cómo continúa dándole el pecho a su pequeña Sophia (2), fruto de su matrimonio con Jay Rutland, explicando que únicamente se planteará que ha llegado el momento de dejar de hacerlo cuando la propia Sophia así se lo haga saber.

"Seguiré adelante hasta que ella decida parar, ¡pero no creo que se canse nunca! El pediatra me ha dicho que es muy poco habitual continuar dando el pecho una vez el niño cumple cuatro años. Si ella quiere seguir después de cumplirlos, ya decidiremos qué hacemos cuando llegue el momento, pero por ahora Sophia sigue siendo mi bebé", confiesa la famosa heredera a la revista Fabulous.

Pese a sentirse completamente segura de su decisión, Tamara no puede evitar enfurecerse ante el rechazo que provoca entre algunas personas ver a una niña de casi tres años mamando.

"Es algo muy beneficioso para tu bebé, pero aún así genera mucha hostilidad. Hace que me pregunte qué le pasa a este mundo. Dar de mamar es lo más natural del mundo. Sí, mi hija tiene dos años y medio, muchas personas no seguirían dándole de mamar a esa edad. Pero a ella le encanta y le tranquiliza enormemente. No utiliza chupete, ni toma el biberón", añade la orgullosa mamá, que a la vez no duda en bromear acerca de los inconvenientes de su decisión: "Es verdad que, para cuando decida parar, voy a tener las tet*s muy caídas".

Instagram photo by Tamara Ecclestone Rutland

La pequeña Sophie duerme en la cama de sus padres desde que tenía seis meses y, aunque Tamara reconoce que su vida sexual se ha visto afectada por este práctica, insiste en que no ha sido una repercusión negativa al obligarla a ella y a su marido a utilizar la imaginación.

"A mí me parece maravilloso, y además nos obliga a ser más atrevidos. ¿Quién necesita una cama? Y a mi marido le encanta que esté dando el pecho a Sophia porque mis tet*s han pasado a una talla doble D, pero es una lástima que no pueda ni acercarse a ellas. ¡La vida es injusta!".

Por: Bang Showbiz

Publicidad