Se encuentra usted aquí

Shia LaBeouf confiesa que probó las drogas a los 12 años gracias a su padre

El actor confesó que el alcohol 'casi arruina' su vida. Además, está trabajando muy duro para recuperar el prestigio perdido.

Shia LaBeouf confiesa que el alcohol 'casi arruina' su vida

Tras haber protagonizado más de un escándalo en los últimos años como consecuencia de su carácter irascible y el desdén que afirma sentir por el mundo del espectáculo, el actor Shia LaBeouf asegura ahora que lleva un año completamente alejado del alcohol con el objetivo de volver a enderezar el rumbo de su carrera profesional.

"La bebida casi arruina mi vida. Bueno, el alcohol o cualquier otra cosa de esas que te anulan. Ya no puedo lidiar con esas cosas y prefiero mantener la cabeza agachada cuando las tengo a mi alcance. En mi caso, he sufrido el complejo de Napoleón, cada vez que bebía me sentía más pequeño y gritaba más fuerte de lo que debía. Estaba claro que no me sienta bien", reveló el intérprete a Variety.

El cambio de mentalidad que el estadounidense ha experimentado en los últimos 12 meses está muy relacionado con los muchos avisos que había venido recibiendo de sus seres queridos, quienes no podían disimular su preocupación por las peleas y demás situaciones excéntricas en las que se vio envuelto hace unos años.

"Gente a la que quiero y respeto empezó a decirme que estaba a punto de tirar por la borda todo lo que había conseguido, personas a las que admiro y de las que sé que solo quieren lo mejor para mí. Me miraban directamente a los ojos y me decían: 'La vida es demasiado corta para que la malgastes así'. Así que ahora estoy feliz de poder trabajar y esforzarme por ser el de antes", aseveró en la misma conversación.

Aunque el intérprete de 30 años creció rodeado de jóvenes estrellas como Hilary Duff o los Jonas Brothers, en ningún momento se sintió integrado en semejante entorno a pesar de que terminó desarrollando una fuerte adicción a las sustancias que solían estar a su disposición en esa clase de ambientes.

"Había drogas por todas partes, marihuana, cocaína, heroína. Mi padre me dio mi primer porro cuando tenía probablemente once o doce años. Era amigo de los padres de muchos artistas jóvenes, y muchas veces a mí y a mis amigos nos invitaban a los conciertos de los Jonas Brothers, de Hilary Duff o de Miley Cyrus. Pero nosotros éramos extraños en esos círculos, siempre me sentí diferente a ellos", sentenció.

 

Publicidad