Se encuentra usted aquí

Sharon Osbourne no quiso hablar con su marido Ozzy sobre su última infidelidad

El matrimonio se separó brevemente después de destaparse la relación extramatrimonial que el cantante mantuvo con una peluquera durante cuatro años.

Sharon Osbourne no quiso hablar con su marido Ozzy sobre su última infidelidad

Foto: AFP.

Foto: AFP.

Ahora que acaban de renovar sus votos, el cantante Ozzy Osbourne y su mujer Sharon disfrutan de una apacible etapa en su relación sentimental de casi cuatro décadas, después de haberse separado brevemente el año pasado tras salir a la luz la aventura extramatrimonial que él había mantenido con la peluquera Michelle Pugh.

Los dos enamorados parecen haber dejado atrás finalmente el que fue sin duda uno de los peores episodios de su vida en pareja y ya se sienten preparados incluso para hablar del tema en público, aunque en su día ella no tuviera el valor suficiente para plantarle cara al padre de sus tres hijos y reclamarle explicaciones sobre lo ocurrido.

"Nunca me enfrenté a él acerca de este tema. No tenía nada que decirle, absolutamente nada. Había pasado por esto muchas veces antes, pero estaba tan decepcionada... Se trataba de alguien que había estado en mi casa y que conocía a mis hijos, así que me molestó mucho. Pensé: '¿Cómo te atreves?'", revela Sharon en su reciente entrevista con la revista HELLO!

Después de coincidir por primera vez en 2011, el líder de Black Sabbath y Michelle -casi 20 años menor que él- empezaron lo que en un principio parecía ser solo una relación meramente profesional entre una estilista de celebridades -ella también ha trabajado con Jennifer Lopez y Alicia Silverstone- y un cliente famoso, pero que finalmente acabó convirtiéndose en un largo idilio.

A pesar de que Sharon -que conoció a Ozzy cuando él estaba casado con su primera mujer- llegó a sospechar lo que sucedía a sus espaldas al notar un comportamiento extraño por parte de Michelle en su presencia, jamás se imaginó que su marido pudiera iniciar ningún tipo de relación seria con la otra mujer.

"Sabía que ella coqueteaba demasiado con Ozzy. ¿Sabes cuando alguien se ríe demasiado de las cosas que dices? Pero para ser honesta, es cierto que pensé: 'Nunca se iría con esa, jamás. Es solo una groupie entrada en años. No lo haría ni en un millón de años'. Y después, la prensa llamó y así es cómo me enteré de que había pasado", confiesa también.

A lo largo de los cuatro años que duró su noviazgo extraoficial, el músico se planteó abandonar a su amante en más de una ocasión, pero no lo hizo por miedo a que ella, en un arrebato de celos, hiciera pública su aventura y provocara así que Sharon le pidiera el divorcio.

Cuando finalmente se destapó el escándalo, quiso asumir su responsabilidad y el primer paso que dio para reconquistar a su esposa fue asumir su problema de adicción al sexo acudiendo a terapia.

"Estaba muy asustado. Mi primera mujer se divorció de mí porque siempre estaba con una y con otra. Es, de lejos, la peor adicción que tengo. Cuando bebía o tomaba drogas, eso me afectaba a mí físicamente, pero mi adicción al sexo es algo que afecta a todo el mundo. Eso me hizo darme cuenta de lo idiota que había sido. Me senté y pensé: 'Dios mío, ¿qué has hecho?'. No me podía imaginar mi vida sin Sharon. Es mi alma gemela. La amo. Puedo decir honestamente que nunca he querido a otra mujer que no sea Sharon. Sé que no lo demuestro de la mejor manera, pero es el amor de mi vida", asegura a la misma publicación.

Mira también:

Sharon y Ozzy Osbourne, más enamorados que nunca tras su crisis matrimonial.

Publicidad