Se encuentra usted aquí

Sara Carbonero pasó Halloween cuidando de la salud de su hijo

La popular presentadora reflexiona sobre la salud de los más pequeños de su hogar ahora que su segundo hijo se encuentra recuperándose de un virus.

Sara Carbonero pasó Halloween cuidando de la salud de su hijo

La periodista Sara Carbonero no está viviendo precisamente un otoño exento de contratiempos, ya que después de tener que cancelar sus planes de Halloween debido a las enfermedades estacionales que han afectado especialmente a su pequeño Lucas, este pasado fin de semana se ha visto obligada a centrar toda su atención en el estado de salud de su retoño y casi no se ha separado de él con el objetivo de asistirle en todo lo posible durante su lento pero exitoso proceso de recuperación.

"Sé que es ley de vida, pero con Martín, su primogénito, tuvimos la suerte de no conocer tan pronto las temidas 'itis'. No valoramos lo afortunados que somos cuando los peques están sanos y fuertes, y estos días que no lo están, solo queremos cambiarnos por ellos, ¿verdad? #semanaeterna #micampeón #yaquedamenos #Lucaslocura", escribió la toledana en su perfil de Instagram junto a una imagen de su hijo descansando plácidamente en su sillita.

Teniendo en cuenta que Sara expresa abiertamente lo mucho que echa de menos aquellos días en los que sus pequeños pueden hacer vida normal y sacar a relucir toda su energía, no resulta sorprendente que poco después compartiera con todos sus seguidores de la esfera virtual otra imagen algo más optimista, en la que Iker Casillas y el citado Martín disfrutan de las bonitas vistas que les proporciona un relajante viaje en tranvía por las calles de Oporto, lo que revela que al menos ellos dos pueden presumir ahora de una salud de hierro.

La semana pasada, Sara no pudo disimular su decepción ante la idea de tener que pasar la noche más terrorífica del año con termómetros, jarabes y pastillas, los cuales a pesar de no tener nada que ver con los elementos tradicionales de la festividad de Halloween, a la estrella televisiva le resultaron aún más inquietantes que cualquier historia sobre brujas, muertos vivientes o vampiros.

"Este bodegón sí que da miedo. Los virus han llegado a casa para quedarse, así que este año no podemos celebrar la noche de Halloween como nos gustaría. Toca sesión de sofá, manta y muchos mimos para todos. Qué mal se pasa cuando son tan pequeños, pero otro año será", se sinceraba Sara a través de una imagen que daba buena cuenta de hasta qué punto su hogar se había convertido en toda una enfermería.

Por: Bang Showbiz

Publicidad