Se encuentra usted aquí

Ryan Reynolds y Jake Gyllenhaal no paraban de 'reírse' en el set de 'Life'

La estrecha amistad que han venido exhibiendo últimamente los dos actores provocó varios retrasos en el rodaje.

Ryan Reynolds y Jake Gyllenhaal no paraban de 'reírse' en el set de 'Life'

Foto: Bang Showbiz

Foto: Bang Showbiz

Los actores Ryan Reynolds y Jake Gyllenhaal han demostrado varias veces a lo largo de este mes que la suya podría acabar convirtiéndose en una de las amistades más destacadas de la industria del cine, pero lo que no se habían atrevido a compartir abiertamente hasta ahora es que su estrecha relación les ha llevado también a sacar a relucir su lado más bromista para desesperación de aquellos con los que trabajan.

Ese es precisamente el caso de la primera película que protagonizan juntos, el thriller de ciencia ficción 'Life', un proyecto del que los dos amigos guardan gratos recuerdos por el sinfín de momentos de diversión que vivieron durante el rodaje, los mismos que trajeron de cabeza al cineasta Daniel Espinosa y a los productores del filme.

"Había una escena en la que estábamos flotando en el aire para simular que no había gravedad y acabamos riendo sin parar. Después de cortar la escena, seguíamos a carcajada limpia porque no dejábamos de hacer bromas al respecto. Perdimos mucho tiempo y nos cayó alguna que otra regañina", reveló Reynolds a su paso por el programa de televisión 'The Tonight Show with Jimmy Fallon'.

"De hecho, nos llevaron a una esquina del set y nos dijeron sin miramientos: 'Chicos, tenéis que dejar de hacer estas cosas. Estamos perdiendo tiempo y dinero'. Pero es que estábamos empezando nuestro propio 'bromance' [término que define amistades muy intensas entre chicos] y lo necesitábamos", bromeó a continuación.

Mira también: Ryan Reynolds recibe su estrella en Hollywood tras el éxito de ‘Deadpool’

Hace solo unos días, era la actriz Rebecca Fergusson -la tercera en discordia en el plantel de protagonistas de la cinta- la que revelaba algunos detalles sobre la buena química que definió en todo momento a los dos intérpretes durante su trabajo juntos, una complicidad de la que, asegura, se beneficiaron todos aquellos que estaban involucrados en el proyecto.

"Cuando vi el montaje final de la película, me di cuenta de que no tenía nada que ver con la experiencia que yo había vivido a lo largo de esos meses. Estamos hablando de un filme que, a pesar de ser un drama, tuvo uno de los rodajes más cómodos y entretenidos que he vivido nunca. El ambiente era muy acogedor y con muchas bromas", contaba la intérprete delante de sus afamados compañeros en la presentación del filme en el festival SXSW que tuvo lugar la semana pasada en Austin (Texas).

Por: Bang Showbiz

Publicidad