Se encuentra usted aquí

Ricky Gervais está harto de que le pregunten por qué no tiene hijos

El humorista británico ha querido reivindicar las bondades de no tener descendencia al tiempo que denuncia que las estrellas femeninas no son las únicas a las que se juzga por decidir no ser madres.

Ricky Gervais está harto de que le pregunten por qué no tiene hijos

Hace meses, la actriz Jennifer Aniston escribió un aplaudido artículo criticando la obsesión de la sociedad con el aspecto físico y las elecciones personales de las mujeres, lo que en su caso concreto se traducía en su decisión de no ser madre y en la incapacidad de muchos para asimilarla, como demuestra el hecho de que periódicamente 'la embaracen' en base a algún imperceptible aumento de peso. Pero las intérpretes no son las únicas que parecen enfrentarse a esta situación, según ha querido revelar ahora el actor y humorista Ricky Gervais.

Tras más de 35 años de relación con su pareja, la escritora Jane Fallon, a ambos les siguen interrogando con frecuencia acerca de cuándo se animarán a formar una familia, sin importar que ellos hayan dejado claro en el pasado que esa posibilidad no entra entre sus planes de futuro.

"A mí la prensa siempre me pregunta lo mismo, y es una cuestión algo extraña para hacerle a alguien: por qué no has tenido hijos. En su lugar, también podrías preguntarle por qué los ha tenido... Y hay un montón de razones por las que yo no tengo", aseguró el humorista a su paso por el programa de Ellen DeGeneres.

Por si aún quedara alguna duda, Gervais ha querido aclarar que la suya ha sido una decisión tomada por voluntad propia, no obligado por circunstancias ajenas a su control.

"El mundo está sobrepoblado, así que no hay nadie que piense: 'Oh, dios mío, Ricky no ha tenido descendencia, nos vamos a quedar sin niños. ¡Ya hay muchos! Y luego, son unos gorrones. Desde el primer día todo gira en torno a ellos: yo, yo yo; vísteme, dame de comer", añadió haciendo gala de su ácido sentido del humor.

Por otra parte, en la cabeza de Gervais no queda espacio ni tiempo para preocuparse por nadie más que no sea el 'bebé' de la familia.

"Yo me preocuparía muchísimo por un bebe. Tengo un gato y ya me preocupo mucho por él. Cada vez que salgo a la calle compruebo tres veces que he cerrado bien la puerta, le dejo comida y agua en todas las habitaciones de la casa, para que no pase hambre durante 20 minutos si se queda encerrado. Un bebé humano es demasiada responsabilidad", concluyó.

Por: Bang Showbiz 

 

Temas Relacionados: 
Publicidad