Se encuentra usted aquí

La historia ejemplar del Papa Francisco, el hijo de inmigrantes italianos

El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica cuenta con una gran historia que ha cautivado a sus seguidores, gracias a su sencillez y su manera especial de ver a Dios.

La historia ejemplar del Papa Francisco, el hijo de inmigrantes italianos

Foto: AFP

Foto: AFP

Jorge Mario Bergoglio nació el 17 de diciembre de 1936 en Buenos Aires, Argentina. Y aunque parezca normal la forma en la que fue concebido, la historia viene desde antes de que el naciera, cuando su padre Carlos Mario Bergoglio tomara la decisión de migrar del fascismo que se vivía en Italia. De tantos países a los que tuvo la oportunidad de irse, llegó a Argentina, un país que llevaba mucha semejanza con la cultura europea de la época. Allí conoció a su esposa Regina Sivori, con quien tuvo la fortuna de tener cinco hijos, siendo Jorge Mario el mayor.

El Papa Francisco bendiciendo a un hombre en Ciudad del Vaticano. Foto: AFP

Con el paso del tiempo Jorge Mario demostró ser un chico del común al que le gustaba jugar, escuchar música, bailar tango y leer bastante. No estaba demostrado que sería la persona en la cual se convertiría hoy en día, ya que su vocación sacerdotal aún no estaba del todo definida. Cuando fue creciendo, varias personas comentaban que Bergoglio tenía una gran inclinación hacia las mujeres, mostrando un lado bastante coqueto, al parecer tuvo una novia con la que iba de paseo muchas veces.

“La aceptación del Papa Francisco en Estados Unidos es rotunda, teniendo escasamente un 3 por ciento de la población creyente, una opinión negativa de su labor”, menciona un dato del diario The New York Times sobre Jorge Mario Bergoglio.

En la escuela fue donde Bergoglio comenzó a dar los primeros pasos hacia su afición por el fútbol, además de practicarlo con sus compañeros, iba al estadio de San Lorenzo con su padre y sus hermanos para alentar al equipo, que desde siempre fue su pasión más ferviente.

Si quieres conocer más sobre este especial del Papa Francisco, consulta la última edición de la Revista Vea.

Publicidad