Se encuentra usted aquí

Así se celebra la cena de Navidad en diferentes partes del mundo

Cuando se trata de comidas navideñas, hay casi tantas opciones como culturas en el mundo.

Así se celebra la cena de navidad en diferentes partes del mundo

Foto: AFP

Foto: AFP

¿Cómo se puede entender la Navidad? Seguramente, la respuesta dependerá del punto de vista de quién sea nuestro interlocutor, de sus creencias religiosas, de su procedencia y de su nivel cultural.

En todas las latitudes, millones de personas celebran la Navidad. En cada país hay ritos, música, preparativos, ornamentas y costumbres distintas.

Por eso, un repaso por la historia nos ofrece una panorámica más abierta sobre el sentido de esta celebración y, a su vez, nos permite conocer la evolución que ha tenido en diferentes países desde sus orígenes, cuando su significado era estrictamente religioso.

No hay más que mirar hacia otras culturas para constatar que las ceremonias religiosas y las celebraciones populares poco o nada tienen que ver con el concepto que tenemos de la Navidad en este lado del planeta.

Noruega: velas, duendes y nieve

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Norway | Norge | Travel (@awesome.norway) on

Los noruegos asocian la Navidad con la luz de las velas y el fuego en un rincón de la casa. El 13 de diciembre, día de Santa Lucía, comienzan los actos prenavideños, y esa misma noche los animales domésticos disfrutan de la primera cena especial de Navidad. 

En las mesas de los hogares noruegos nunca faltan recipientes de arroz, en los que se esconde una almendra que llenará de buenos augurios al afortunado comensal que la encuentre. Salmón, bacalao, albóndigas de carne, paté de reno con arándanos, crema de bayas. Un festín regado con abundante cerveza y akevitt (aguardiente noruego) , completan la gastronomía de estas fechas. Tras la cena, se ilumina el árbol de Navidad y los niños aguardan la llegada del julenisse, duende navideño que en Nochebuena se transforma en Papa Noel.

Australia, de Navidad en pleno verano

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by AustralianOracle (@australian.oracle) on

Las navidades australianas cuentan con todo el glamour de las celebradas en París, Londres o Nueva York; pero mientras en estas ciudades el frío y la nieve forman parte del decorado navideño, en Australia luce el sol veraniego.

 En los días que preceden al 25 de diciembre, muchas familias aprovechan para, equipados con mantas y velas, acudir al concierto Carols by Candlelight (Villancicos a la luz de la vela), un acontecimiento multitudinario que se celebra en parques y estadios deportivos de toda Australia.

La celebración se completa con picnics en parques, jardines y playas. El menú se compone de marisco, jamón dulce, ensaladas, carne fría y budín.  

Italia, lentejas por uvas

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Christmastrees (@christmas_tree_collection) on

En Nochebuena, las familias italianas se reúnen a la mesa para la tradicional cenone (la gran cena), cuyo menú está compuesto, según las zonas, de pasta rellena cocida en caldo de capón, espaguetis con almejas, anguilas, verduras y turrón. Esa misma noche los niños, reciben la visita de Papá Noel. Pero todavía hay más regalos, los que el 5 de enero reparte una bruja buena llamada Befana.

En la Nochevieja italiana, las lentejas sustituyen a las uvas (implementadas en España) para atraer la buena suerte en el nuevo año.

Alemania, un brindis por San Silvestre

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by DW Travel (@dw_travel) on

Los niños alemanes reciben la llegada de un madrugador San Nicolás la noche del 5 al 6 de diciembre. Sin embargo, no es hasta el día 24, tras encender las luces del árbol y cantar los pertinentes villancicos, cuando dichos presentes son, por fin, abiertos. 

Durante estas fiestas, las casas se engalanan con ramas de Santa Bárbara, musgo y nueces pintadas, y las mesas se llenan de gansos rellenos de manzanas, carne de cerdo asada y ron. 

Rusia, Matriuskas para los más pequeños

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Crăciunașul (0.1K) (@craciunasul) on

Siguen el calendario de la iglesia ortodoxa y, por ese motivo, las celebraciones son unos días más tarde. 

En los hogares rusos, la cena de Nochebuena está compuesta por doce platos, uno por cada apóstol. El pescado, acompañado por una sopa de remolacha, es el plato estrella de las mesas navideñas en este país. 

El día de Año Nuevo, los niños rusos reciben la visita del Abuelo de Hielo, también conocido como Maroz, que al igual que Papá Noel luce una gran barba blanca y viste anchas ropas rojas y botas negras. Tan entrañable personaje viaja acompañado de una ayudante, la Niña de Nieve, y (sólo entre los más pequeños) reparte juguetes, pasteles de jengibre y Matriuskas (muñecas rusas que contienen dentro de sí muñecas más pequeñas).

México, las Posadas y la Misa del Gallo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Todd Robinson (@toddmrob) on

Aquí, los festejos navideños comienzan el 16 de diciembre con las Posadas (representación de la penuria que pasaron San José y la Virgen para encontrar posada en su viaje a Belén). 

Durante nueve días, hasta Nochebuena, las familias más proclives a respetar la tradición navideña se turnan cada noche y celebran una posada en su casa. Tras la representación, comienza la fiesta, en la que los niños rompen una Piñata que representa a Satanás, llena de naranjas, mandarinas, caña de azúcar y maní. 

El día de Nochebuena, la tradicional cena se celebra pasada la medianoche tras la misa. Este servicio litúrgico, la Misa del Gallo, se celebra también la última noche del año, cuando es costumbre barrer la casa para que la suerte entre limpia.

Brasil, al ritmo de las olas en Copacabana

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Leandro Levy (@leandrolevyoficial) on

En la Navidad brasileña, el mar juega un relevante papel. En Nochevieja, el cielo de las playas cariocas de Ipanema y Copacabana se ilumina con los fuegos artificiales. En la legendaria Copacabana, las filhas do santo (sacerdotisas africanas) encienden velas y lanzan al mar pequeños barcos llenos de flores y regalos. 

Reino Unido, muérdago contra la mala suerte

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Strawberry C-Store 🍓 (@strawberrycstore) on

Para los británicos, el muérdago es un ícono de la Navidad. La rama de esta planta protege contra los males y trae la suerte a los hogares. La tradición es pararse debajo de una rama de muérdago y besar a la persona que se tiene enfrente, como símbolo de buen augurio.

Estados Unidos, los clásicos desfiles navideños en la Gran Manzana

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Christmas In New York (@christmas_in_new_york) on

Nueva York se ilumina para recibir la Navidad, especialmente el centro de Manhattan, con sus enormes árboles de Navidad del Rockefeller Center, el de Chanel Garden y sus espectáculos navideños del gran teatro neoyorquino Radio City Music Hall, y de todo Broadway.

La celebración judía y cristiana

La Navidad cristiana y la Janucá hebrea tienen muy poco que ver en su fondo, pero mucho que ver en la forma de celebración.

Si bien sus significados y sus orígenes son muy distintos, ambas festividades tienen en común, entre otros aspectos, la época en que se celebran, los ocho días de duración de la festividad hebrea y los ocho días de distancia entre la Navidad y el Año Nuevo cristiano, el carácter familiar y hogareño, los regalos para los más pequeños, la obligación de mostrar el símbolo de la festividad en lugar visible para todos y, por sobre todos los detalles, la importancia otorgada al elemento de la luz.

Mira también:

'Noche de Paz': el villancico más famoso y antiguo de Navidad

Así luce en la actualidad la niña que cantó 'Mamá, ¿dónde están los juguetes?'

¿Cómo no despilfarrar tu dinero esta Navidad? Once tips para controlarte

Publicidad