¿No sabe qué hacer con sus restos mortales? Convertirlos en luz puede ser una opción

Cada vez son más los cementerios en EE. UU. y el mundo que se quedan sin espacio, por eso un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia están diseñando una alternativa llamada Death Lab.

Death Lab es un proyecto transdisciplinario que busca cambiar la manera en cómo vivimos la muerte en la sociedad.

“La luz se iluminará y atenuará lentamente al concluir el proceso de descomposición. En este momento habrá una pequeña muestra de restos inorgánicos. Estos restos se pueden recolectar y entregar a la familia”, explica la diseñadora Karla Rothstein.

Una vez la luz se apague los recipientes serán reutilizados. Serían instalados en sitios públicos, inclusive en los propios cementerios.

¿Se atrevería a convertirse en luz después de muerto?

Vea otras curiosidades del mundo.

Publicidad