Se encuentra usted aquí

"El éxito emborrachó a James Rodríguez": afirma columnista colombiana

La periodista María Elvira Bonilla, columnista del diario El País de Cali, escribió un artículo en el que describe a James Rodríguez como un colombiano

JamesRodriguez640.jpg

De James Rodríguez se escucha hablar y se ven noticias a diario pero la mayoría ya no son positivas. En los últimos meses “le han dado palo” y parece que no carecen de argumentos quienes lo hacen, pues a la joven promesa del fútbol colombiano se le habrían subido los humos, o así lo consideran algunas personas que lo rodean y periodistas como María Elvira Bonilla.

 

Ver: James Rodríguez, ¿de rumba en España mientras está lejos de Daniela Ospina?

La columnista dejó manifestada su opinión sobre el ‘10’ en un artículo en el diario El País, titulado “Insisto: ¡Pobre James!”, en el que asegura que “el éxito emborrachó a James Rodríguez”, argumentando que desde septiembre del año pasado comenzaron los problemas para él por su falta de disciplina, carácter y comportamiento, tanto en la vida deportiva como en lo personal.

“Era una estrella en ascenso frente a los ojos del mundo con los bolsillos cada vez más llenos de dólares por el balón y la publicidad”, explica.

María Elvira añade que todo comenzó cuando regresó de sus vacaciones por Europa en septiembre del 2015, pesando 7 kilos más y con un bajo rendimiento, sumado a la “soberbia de quienes tocan la fama” que lo hizo cometer su primera falta disciplinaria al llegar tarde a un entrenamiento. Eso sin contar las lesiones musculares que le han quitado presencia en la cancha.

La estrella comenzó a opacarse hasta terminar más tiempo en la banca que en la cancha, sin que el nuevo director técnico Zidane modificara la situación que parece agravarse”, señala Bonilla.

Finalmente, la columnista asegura que James cayó en la trampa de quienes se benefician de la imagen, el talento y la juventud para sacar provecho. Y le augura un futuro bastante incierto, que será difícil evadir si sigue comportándose como el colombiano “rodeado de frivolidad” que se la pasa “en rumbas en las discotecas de moda” en Madrid.

Publicidad