Se encuentra usted aquí

El hombre más optimista

Había una vez un hombre tan, pero tan optimista, que cuando le dio un infarto dijo que era una corazonada.

Publicidad