Se encuentra usted aquí

Alexander Skarsgard no impresionaba a las chicas de joven

El actor no siempre ha contado con la admiración de las féminas, y durante su adolescencia en su Suecia natal a las chicas no les parecía "lo suficientemente

Alexander Skarsgard no impresionaba a las chicas de joven

Aunque Alexander Skarsgard es considerado ahora uno de los actores más sexis de Hollywood, no siempre contó con la misma admiración entre las féminas, ya que cuando era adolescente sus compañeras de clase en su Suecia natal no pensaban que fuera "lo suficientemente guay".

"Cuando era adolescente no salía mucho, solo pasábamos el rato en casa y jugábamos a videojuegos. Para las chicas de nuestra clase no éramos lo suficientemente guays y encontraban tíos mayores con Vespas y bigote", recuerda el actor en el diario The Guardian.

Sin embargo, Alexander -que actualmente mantiene una relación sentimental con la modelo Alexa Chung- pronto lo compensó.

"El final de mi adolescencia fue salvaje. Descubrí lo que era salir de fiesta", añade.

Alexander no es el único sueco en contar con gran éxito en Hollywood, ya que otros compatriotas como Alicia Vikander, Joel Kinnaman o Noomi Rapace han llegado igual de lejos, y cuentan ahora con una pequeña comunidad en medio del frenesí californiano.

"Hay muchos suecos en Hollywood en general. Tenemos una tendencia a conocernos y ayudarnos los unos a los otros", explica Alexander.

Aunque su carrera parece ir viento en popa ahora que protagoniza la cinta 'Tarzán' (2016), no todo fueron aciertos en su trayectoria, ya que una de sus últimas apariciones cinematográficas resultó ser un fracaso tanto de crítica como de público, 'Battleship: Batalla Naval' (2012), aunque el actor dice no arrepentirse de aquel trabajo.

"Salgo solo 30 minutos en 'Battleship: Batalla Naval'. Me matan muy pronto. Soy un fan de Pete Berg. Sigo pensando que es un director fantástico y la verdad es que me lo pasé genial. Sé que fue una decepción en taquilla pero no me quitó las ganas de hacer grandes películas", concluye.

Publicidad