Se encuentra usted aquí

La venta de un convento a Katy Perry 'viola los votos' de las monjas

Las religiosas del Inmaculado Corazón de María se resisten a que su antiguo convento caiga en manos de la cantante

La venta de un convento a Katy Perry 'viola los votos' de las monjas

Continúa la polémica entre Katy Perry y las religiosas del Inmaculado Corazón de María, quienes no quieren que el arzobispo de Los Ángeles venda la antigua residencia de la orden a la cantante estadounidense.

En una serie de correos electrónicos enviados el pasado 22 de mayo por la hermana Catherine Rose Holzman al arzobispo José Gómez se lee: "Vendiendo a Katy Perry sentimos que estamos siendo forzadas a violar nuestros votos canónicos a la Iglesia Católica".

En otros documentos presentados por la hermana Catherine Rose (86 años) y la hermana Rita Callanan (77) acusan al arzobispo de actuar como si estuviera "por encima de las reglas e inmune a las obligaciones del derecho civil".

La hermana Jean-Marie Dunne (88) también ha acusado a los funcionarios de la iglesia de "no tener un mínimo de humildad" al tratar el caso.

Ante todo esto, las cinco hermanas del convento habrían organizado su propia venta de la vivienda a la restauradora local Dana Hollister por 1 millón de dólares más que la oferta de la cantante, a pesar de que el arzobispo sostiene que la venta no era vinculante dado que las monjas están bajo su autoridad.

Mientras que dos de las cinco monjas habrían firmado declaraciones a favor de la venta de Katy, las hermanas Rita y Catherine Rose aseguran que una de ellas se encontraba bajo los efectos de la morfina en el momento de la firma, por lo que no estaba en condiciones de hacerlo.

Y aunque Katy ya trató de ganarse a las monjas cantando para ellas y mostrándoles un tatuaje que tiene en la muñeca con el nombre de Jesús, las religiosas quedaron muy poco impresionadas con el encuentro. Ni haber sido cantante de góspel ni provenir de una familia muy religiosa ha logrado convencer a las religiosas.

Publicidad