Se encuentra usted aquí

Channing Tatum se depiló de pies a cabeza para rodar 'Magic Mike XXL'

El actor se depiló las ingles para evitar que su público presenciara "una selva ahí abajo" en su nueva película. Consecuencias de ser una celebridad

527602d78b3fd8f66f1f32f058c0d6b7.jpg

Que en el séptimo arte los actores tienen que adaptarse físicamente por sistema a los personajes que encarnan ya lo sabemos, y eso es lo que le ha tenido que hacer Channing Tatum para su nueva película 'Magic Mike XXL', poniendo a prueba su metrosexualidad. El actor no ha querido que sus fans presencien una "selva" en sus ingles durante las no pocas escenas en las que se desviste hasta quedarse en paños menores, por ello, tanto él como sus compañeros de reparto se aseguraron de dejar ciertas zonas muy despejadas.

"El cuidado corporal está a un alto nivel, porque no quieres una selva ahí abajo, sobresaliendo", explicó Channing a la edición británica de la revista Glamour.

Por su parte, su compañero Kevin Nash también se vio obligado a pasar por el salón de belleza a sus 55 años.

"Para la primera película compré una maquinilla de afeitar para el cuerpo y lo hice yo mismo. En cambio, en esta ocasión, era mayor y estaba más peludo, así que me hice la cera. Oh, hombre, fue duro".

Pero esta nueva película además obligó a los actores a conseguir una excelente forma física, exigencia que ha parecido costar especialmente al intérprete Adam Rodriguez.

"Esta vez ha sido más duro ponerme en forma. Acababa de tener a mi hija (Frankie, junto a la modelo Grace Gail) y estaba disfrutando de la vida, así que me tomó un tiempo motivarme para la tortura, pasar hambre y agotarme a diario para ponerme en forma. Diez semanas antes de empezar a rodar pensé: 'Vale, voy a tardar diez semanas en prepararme' y ahí fue cuando empecé", explicó Adam.

Estos sacrificios no duraron demasiado, y el elenco abandonó la estricta dieta y entrenamientos tan pronto acabó el rodaje.

"Después de mi última coreografía, me tomé una hamburguesa con queso enorme, patatas fritas y varias pintas de cerveza. Me sentí como una mier*a los siguientes dos días", confesó también Adam.

Matt Bomer tampoco se quedó atrás ignorando el régimen, pero culpa a su compañero Channing de hacerle sucumbir al segundo pecado capital.

"Al acabar, Channing organizó un enorme bufé después de preguntar a todo el mundo por su comida favorita. Creo que mis endorfinas se volvieron tan locas que me dio un subidón por comer pizza, pollo frito y banana splits".

Por Bang ShowBiz

 

Publicidad