Se encuentra usted aquí

"Rodar llevando un vestido de 30 kilos fue todo un desafío ": Salma Hayek

A la actriz le resultó todo un desafío soportar el peso de los impresionantes vestidos que luce su personaje en la película 'Il Racconto Dei Racconti'

e480b54c7d0aea977575ec17598f5241.jpg

 

La actriz Salma Hayek ha recordado cuál fue la principal dificultad a la que se enfrentó durante el rodaje de 'Il Racconto Dei Racconti', del director Matteo Garrone, durante la rueda de prensa con la que ha presentado la película este jueves en el festival de cine de Cannes.

Salma, que acudió al encuentro con los periodistas acompañada por el cineasta italiano y por su compañero de reparto Vincent Cassel, ha insistido en que lo más complicado no fue encarnar a una reina renacentista -un papel muy alejado de su registro habitual-, sino hacerlo mientras soportaba el peso del suntuoso vestuario que luce su personaje en la cinta.

"Esta película también ha supuesto un desafío físico, ni uno de mis vestidos pesaba menos de 30 kilos", relató la mexicana, que durante su intervención ante los medios también aclaró qué es lo que la empuja a aceptar papeles que en un principio podría parecer que están fuera de su alcance: "Estoy muy orgullosa de mis orígenes, pero quiero representar a todas las mujeres".

Como anécdota de la jornada, cabe destacar que Salma ha sido una de las primeras en saltarse la nueva norma del festival, que en esta edición ha prohibido a las estrellas sacarse selfis en la alfombra roja porque, en palabras del director del certamen Thierry Fremaux, "nunca pareces tan feo como lo haces en un selfi".

Sin embargo, Salma ha bordeado inteligentemente la prohibición esperando a abandonar la alfombra roja y estar dentro de la sala de prensa para pedir a todos los allí presentes que se reunieran a su alrededor para sacarse una fotografía de recuerdo. La actriz se subió entonces a la tarima para los entrevistados y se recostó sobre la mesa, no sin cierta dificultad debido al ajustado vestido negro con flores rojas que lucía, para conseguir encuadrar con su móvil a todos los periodistas que se agolpaban a sus espaldas.

 

Publicidad