Se encuentra usted aquí

Olivier Martinez no irá a juicio por agredir a un empleado de aeropuerto

El actor francés no tendrá que hacer frente a un proceso penal por agredir con una sillita vacía para bebés a un empleado del aeropuerto de Los Ángeles

Olivier Martinez no irá a juicio por agredir a un empleado de aeropuerto

El actor Olivier Martinez no tendrá que hacer frente finalmente a un proceso penal por agredir con una sillita vacía para bebés a un empleado en la Terminal Internacional Tom Bradley del aeropuerto de Los Ángeles el pasado mes de enero, según han confirmado fuentes del orden público al portal TMZ.

De acuerdo a dichos informantes, el intérprete francés -marido de la actriz Halle Berry y padre de su hijo Maceo (14 meses)- tendrá que acudir a una vista formal dirigida por el fiscal de la ciudad en la que tanto él como el empleado al que golpeó podrán exponer su versión de los hechos, tras lo cual lo más probable es que Olivier reciba una advertencia y el caso quede cerrado. También cabe la posibilidad de que el actor sea obligado a asistir a un curso para aprender a controlar su ira.

Según mostraban las imágenes tomadas en el momento de la agresión, el trabajador del aeropuerto estaba sacándole fotos con su teléfono móvil tanto a él como a su familia junto al resto de paparazzi cuando Olivier le arrojó la sillita para bebés. Inmediatamente después del altercado el hombre fue trasladado al hospital con dolores abdominales.

No se trata de la primera ocasión en la que Olivier se ha visto envuelto en un altercado debido a su fuerte carácter, ya que en 2012 protagonizó un violento encontronazo con la expareja de su mujer, el modelo Gabriel Aubry -junto a quien tiene a su hija Nahla (6)-, después de que este impidiera a Halle mudarse a Francia junto a la pequeña.

En aquella ocasión, el actor amenazó con "matar" a Gabriel, que no dudó en solicitar una orden de alejamiento contra él, aunque finalmente ambos acordaron ante un juez no seguir adelante con su enfrentamiento por el bien de Nahla.

Publicidad