Se encuentra usted aquí

Jon Hamm: 'La vida es dura y tienes que hacerle frente como puedas'

El actor habla sobre su adicción al alcohol y agradece el apoyo de familiares y amigos

Jon Hamm: 'La vida es dura y tienes que hacerle frente como puedas'

Tras conocerse que el pasado mes de febrero el protagonista de 'Mad Men', Jon Hamm, se había sometido a un programa de 30 días de rehabilitación para superar sus problemas con el alcohol en el hospital Silver Hill de Connecticut, el actor ha querido mostrar lo "afortunado" que se siente por contar con el respaldo de sus familiares y amigos.

"La vida te hace pasar por mucho en algunas ocasiones, y tienes que hacerle frente como puedas. Soy muy afortunado porque durante las últimas 24 horas he contado con el apoyo de mi familia y mis amigos", contaba a la revista australiana TV Week.

Jon se negó a comparar su vida con la de su alter ego en la serie, Don Draper, aunque reconoció que tanto la vida como la actuación ponen retos delante.

"Obviamente se puede decir mucho sobre cuánto de esto está relacionado con eso, pero honestamente no tengo mucho que decir al respecto. He dicho en numerosas ocasiones que actuar puede ser una tarea difícil, aunque no tan difícil como el ejemplo que puse hace poco de ser un cirujano que opera a bebés del corazón. Pero presenta sus propios retos, como también lo hace la vida", añadió.

El actor ha pedido privacidad en lo tocante a sus problemas.

"Entiendo que pueda ser noticia estos días, pero es algo entre mi familia y yo, y no algo para el consumo público", aseguró.

Jon había admitido ya en 2010 al periódico The Observer que había tenido que hacer frente a la depresión a los 20 años, tras la muerte de su padre:

"Luché contra la depresión crónica. No estaba bien. Hice terapia y tomé antidepresivos durante un corto periodo de tiempo; eso me ayudó. Eso es lo que hace la terapia: te da otra perspectiva cuando estás perdido en tu propia espiral. Ayuda. Y si soy sincero... ¡los antidepresivos funcionan! Puedes cambiar la química de tu cerebro lo suficiente como para que piense: 'Quiero levantarme por la mañana, no quiero dormir hasta las cuatro de la tarde. Quiero levantarme e ir a trabajar, poner a cero el cuentakilómetros y encender el motor".

Publicidad