Se encuentra usted aquí

Felipe de Edimburgo describe la 'pesadilla' que vivió tras la muerte de Lady Di

El marido de la reina Isabel II relata cómo fue la semana después del accidente que acabó con la vida de Diana de Gales

Felipe de Edimburgo describe la 'pesadilla' que vivió tras la muerte de Lady Di

El marido de la reina de Inglaterra, el príncipe Felipe de Edimburgo, escribió una emotiva carta dirigida a su sobrina, la princesa Margarita de Baden, en la que le revelaba el horror que estaba viviendo la familia real inglesa después del fallecimiento de Diana de Gales.

El 31 de agosto de 1997, Lady Di perdía la vida tras sufrir un accidente de tráfico en París, conmocionando al mundo entero.

Esta carta, subastada por 3.100 euros (3.500 dólares) y escrita medio a mano y medio a máquina el 5 de septiembre de 1997 según informa el Daily Mirror, está personalmente firmada por Felipe y en ella se relata en primera persona cómo afectaron a la familia real las duras críticas que recibieron por su aparente falta de duelo tras la muerte de Lady Di, y la "pesadilla" en que se convirtieron esos días.

Felipe de Edimburgo cuenta cómo vivió junto a la reina Isabel el momento en el que les acusaron de "forzar" a los entonces pequeños príncipes Guillermo y Enrique a acudir a la iglesia de Balmoral, en Escocia, después de que su madre hubiera fallecido.

"Incluso nos han criticado por 'forzar' a los niños a ir a la iglesia el domingo, el mismo día del accidente", escribió el príncipe, antes de insistir en que las iglesias están para rezar y que la muerte de la princesa de Gales, a los 36 años, fue un acontecimiento muy difícil de superar.

Las críticas a la reina y a su marido continuaron por parte de varios personajes públicos, que no vieron bien que nadie saliera públicamente a hablar de la muerte de la princesa y que ni siquiera pusieran la bandera del palacio de Buckingham a media asta.

Sin embargo, la casa real británica sí sacó un comunicado cuatro días después del suceso.

"La princesa fue una figura pública muy querida, pero también fue una madre a la que sus hijos echan mucho de menos. El príncipe Guillermo y el príncipe Enrique quieren estar con su padre y sus abuelos en estos momentos, en el refugio tranquilo de Balmoral".

Publicidad