Se encuentra usted aquí

Harry Styles y Zayn Malik alargan su estancia en Los Ángeles para irse de fiesta

Los dos cantantes no volaron con el resto de miembros de One Direction a Sídney tras la ceremonia de los American Music Awards del pasado domingo

Harry Styles y Zayn Malik alargan su estancia en Los Ángeles para irse de fiesta

Harry Styles y Zayn Malik decidieron prolongar su estancia en la ciudad de Los Ángeles tras la ceremonia de los American Music Awards del pasado domingo para disfrutar de una noche de fiesta, mientras el resto de sus compañeros de One Direction -Niall Horan, Liam Payne y Louis Tomlinson- ponían rumbo a Sídney para acudir a la gala de los premios ARIA.

Finalmente, tanto Harry como Zayn aterrizaron en Australia justo a tiempo para unirse al resto del quinteto en la alfombra roja de la gala, aunque Niall quiso desvelar más tarde cuáles habían sido las verdaderas razones de su retraso.

"Lo que ha pasado es que ganamos tres American Music Awards, después de lo cual alguna gente quería venir directamente a Australia. Pero a Harry le apetecía correrse una pequeña juerga en Los Ángeles", aseguró el joven en la emisora Kiis FM.

Ante tales declaraciones, Harry quiso matizar su decisión alegando que había preferido retrasar su vuelo para no empeorar un pequeño dolor de oído.

"Tampoco me sentía demasiado bien, así que no quise volar. Quería encontrarme bien antes de hacerlo. Me dolía el oído", puntualizó.

Durante su última visita al continente australiano, los chicos de One Direction se llevaron una desagradable sorpresa al descubrir que una de sus fans había robado un par de calzoncillos de Liam del balcón de su hotel.

"Ahora vamos dejando nuestra ropa interior por ahí como cebo, dejamos calzoncillos por todas partes y preparamos trampas", bromeó Harry, quien desveló que recientemente él y todos sus compañeros habían recibido como regalo ropa interior personalizada con sus nombres: "Lo cierto es que yo tengo un par de speedos con mi nombre grabado. Los llevo puestos ahora mismo".

Publicidad