Se encuentra usted aquí

Taylor Swift tiene miedo de que la acusen de asesinato

La cantante sueña de manera recurrente con ser inculpada por un asesinato que no ha cometido

Taylor Swift tiene miedo de que la acusen de asesinato

Una de las pesadillas más recurrentes de Taylor Swift es que la acusen injustamente de asesinato, ya que es muy consciente de que no sobreviviría demasiado tiempo entre rejas. Pero en el fondo, la cantante considera que la verdadera razón que desencadena esos sueños tan extraños es la impotencia que siente cada vez que descubre una nueva historia falsa sobre su vida, lo cual considera comparable a la sensación de injusticia que provoca ser acusado de un crimen que no has cometido.

"Me da mucho miedo que me tiendan una trampa. Cualquiera podría hacerlo, de hecho cualquier persona podría tenderle una trampa a otra por un crimen terrible que supusiese ir a prisión. Mírame a mí, no sobreviviría en prisión. Creo que la razón de mi miedo es que, cada vez que miro mi teléfono, veo un montón de titulares sobre mí contando las cosas más ridículas y falsas del mundo. Así que me parece que esa pesadilla de ser acusada de asesinato proviene de esa sensación, de la certeza de que aunque no hiciera jamás nada malo, aunque me limitara a quedarme sentada en mi casa con mis gatos todo el día, de alguna manera siempre habría un artículo sobre mí comprando una casa en algún lugar que no conozco o saliendo con un chico que no he visto en mi vida. En tus pesadillas lo llevas un paso más allá, convirtiéndolo en ser inculpada de asesinato", aseguró la joven a su paso por el programa 'The Ellen DeGeneres Show'.

La posibilidad de ser acusada de un crimen que no ha cometido no es el único miedo irracional de Taylor, que tampoco soporta la idea de que un animal en principio tan inofensivo como un erizo de mar pueda acabar haciéndola perder un pie.

"Son como granadas. Están ahí, esperando a que te acerques para herirte hasta quién sabe qué punto. No puedes ver a un erizo de mar hasta que lo pisas. Entonces sus pinchos se clavan en cualquier parte de tu cuerpo y tienes que ir a emergencias para que te los quiten con cirugía. Podrías perder un pie, una mano... Podrías incluso perder tu mano intentando quitarte el erizo del pie. Así que, no, no me gustan los erizos de mar", confesó.

Publicidad