Se encuentra usted aquí

Anna Wintour ni siente ni padece

A estas alturas de la vida Anna Wintour no debe ser capaz de sentir nada de cuello para abajo, gracias a la costumbre de llevar taconazos de vértigo y manga corta

Anna Wintour ni siente ni padece

A estas alturas de la vida Anna Wintour no debe ser capaz de sentir nada de cuello para abajo, gracias a la costumbre de llevar taconazos de vértigo y manga corta en invierno. Así que la editora de Vogue puede permitirse el lujo de utilizar una de las prendas más ridículas jamás creadas: la capelina de piel que solo abriga el cuello.

Publicidad