Se encuentra usted aquí

Salma Hayek no teme alterar su físico por un buen papel

La actriz dio carta blanca al director Joe Lynch para modificar su voluptuosa figura de cara a la película 'Everly'

Salma Hayek no teme alterar su físico por un buen papel

Puede que su voluptuosa silueta le haya ayudado a labrarse una carrera en la meca del cine, pero la actriz Salma Hayek no tiene ningún miedo a deshacerse de su imagen de sex symbol ante un papel lo suficientemente interesante, como demostró al dar permiso al director Joe Lynch para "hacer lo que quisiera con su cuerpo" durante el rodaje de su última película, 'Everly'.

"Salma llegó a nosotros después de perseguir el guion sin descanso. Llegó a decirme: 'Puedes hacer lo que quieras con mi cuerpo. Todo vale. Vamos a hacer esto bien, nene'. Más tarde, cuando me encontré sentado en la fortaleza de Salma rodeado de pinturas de Frida Kahlo y con ella dando patadas a diestro y siniestro, no me quedó más remedio que contratarla", confesó el cineasta al portal We Got This Covered.

Una vez que el entusiasmo de la mexicana le aseguró el papel protagonista en la cinta de acción, el director se enfrentó al duro dilema de exigirle, o no, que se deshiciese de sus famosas curvas para encarnar con más fidelidad el papel de la drogodependiente que en un principio tenía en mente para ella, algo que prefirió no hacer, creando para ella un nuevo personaje, el de la exnovia de un jefe de la mafia que lucha por su supervivencia.

"Lo primero que pensé al irme de su casa fue: 'No tiene aspecto de drogadicta'. Es verdad, ningún yonki es tan atractivo. Así que a no ser que perdiera una cantidad enorme de peso antes de rodar, lo cual me parecía una verdadera pena, el personaje necesitaba ser cambiado. Pero ahí está la belleza de escribir tus historias, puedes cambiar lo que quieras sin perder la esencia del relato", concluyó.

Publicidad