Se encuentra usted aquí

Suki Waterhouse sigue siendo una niña

La dulce Suki Waterhouse no puede evitar irradiar aires de inocencia y jovialidad enfundada en un vestido azul cielo

Suki Waterhouse sigue siendo una niña

La dulce Suki Waterhouse no puede evitar irradiar aires de inocencia y jovialidad enfundada en un vestido azul cielo que, junto a su flequillo rubio, las zapatillas deportivas y su mochila al hombro, hace que la diferencia de 17 años entre ella y su novio Bradley Cooper sea un elemento aún más llamativo si cabe.

Publicidad