Se encuentra usted aquí

Katy Perry se mantiene fiel a la moda de su adolescencia

La cantante ha intentado mantener el colorido y los diseños alegres de su adolescencia a la hora de escoger el vestuario de su gira 'Prismatic World Tour'

Katy Perry se mantiene fiel a la moda de su adolescencia

Aunque en la actualidad los diseñadores más reputados hacen cola para vestirla en la alfombra roja, la cantante Katy Perry disfruta más con las prendas coloridas y desenfadadas de sus años adolescentes que con los vestidos de alta costura, una preferencia que ha trasladado al vestuario de su gira 'Prismatic World Tour' gracias a las extravagantes creaciones de Moschino y Cavalli entre otros.

"Hay una gran cantidad de colorido en mis actuaciones, es algo que me divierte mucho. Soy consciente de que voy a cumplir 30 años a finales de este año, pero sigo sintiéndome como si tuviese 13. Ahora mismo, estoy obsesionada con el estilo ligeramente grunge que tenía Versace a principios de los 90, pero en realidad creo que no debería existir ningún tipo de regla cuando se trata de mezclar colorido", declaró a la edición británica de la revista InStyle.

Sin embargo, Katy es consciente de que los bodies ajustados y los pantalones de talle alto tan característico de la década de los 90 no resultan demasiado favorecedores para una silueta poco en forma, una de las razones que motiva a la artista a no descuidar su intensa actividad física ni siquiera mientras se encuentra inmersa en su serie de conciertos.

"Cuando estoy de gira, sigo una rutina muy rigurosa. Hago ejercicio todos los días, aunque no tenga tiempo para entrenar durante una hora, al menos trato de correr 30 minutos en la cinta. La verdad es que me encanta, porque me da la oportunidad de escuchar música nueva sin que nadie me interrumpa, o alguno de mis álbumes favoritos. Además, te sientes bien después de poner otra vez la sangre en circulación", confesó.

Pero la moda no es la única pasión de Katy, que también se considera una adicta a todo tipo de productos de belleza o maquillaje, una afición que complica bastante sus desplazamientos y que convierte en tarea casi imposible improvisar una noche lejos de casa y de sus básicos de belleza.

"Tanto a mis bailarinas como a mí nos encanta jugar con distintos tipos de maquillaje y esmaltes de uña. Así que decidir sobre la marcha si me quedo a dormir en casa de alguien es bastante complicado, a no ser que tenga exactamente los mismos 52 productos que utilizo yo a diario", bromeó.

Publicidad