Se encuentra usted aquí

La música de Bruno Mars puede salvar vidas

Las canciones del guapo artista han servido a la joven Zumyah Thorpe para recuperar la actividad cerebral y para insuflarle la energía necesaria en su proceso

La música de Bruno Mars puede salvar vidas

Algunos de los temas más populares del extrovertido Bruno Mars han sido utilizados por los médicos de la joven Zumyah Thorpe (11 años) para ayudarle a atravesar un duro período de rehabilitación que comenzó poco después de un accidente de tráfico que, además de dejarle a ella con graves daños físicos y cerebrales, acabó con la vida de su madre y de su hermana hace ya varios meses.

Más allá del dolor y del trauma de haber perdido a sus seres queridos, lo cierto es que la superviviente de este dramático episodio no solo está haciendo grandes progresos que pronto le llevarán a abandonar el centro médico por su propio pie, sino que sus supervisores están "convencidos" de que la música que ha puesto banda sonora a todo el proceso ha sido "vital" en todos los sentidos a la hora de afrontar la tarea.

"Estoy absolutamente convencida de que las canciones de Bruno Mars han jugado un papel vital en todo este período de rehabilitación, ya que tan pronto como vi a Zumyah tratando de cantar estos temas e incluso intentando pronunciar el nombre del artista, pensé que un milagro estaba sucediendo ante nosotros. Creo que el esfuerzo de tener que recordar las letras ha estimulado su cerebro y ha acelerado la recuperación", reveló a la emisora de radio WKYC Nancy Bass, pediatra especializada en neurología infantil y encargada de supervisar el tratamiento de la pequeña.

La mejora que está experimentando Zumyah Thorpe gracias a las joyas discográficas de su ídolo musical no ha pasado desapercibida para el propio Bruno Mars, hasta el punto de que el artista dedicó varios minutos de su último concierto en Cleveland (Ohio) para rendir tributo a su joven admiradora y para pedir a todos sus seguidores que le ayudaran con sus rezos a pasar página cuanto antes.

Publicidad