Se encuentra usted aquí

Felipe VI: 'Quiero que los españoles estén orgullosos de su rey'

El nuevo rey de España promete una monarquía renovada y guiada por la ética en una ceremonia de proclamación sencilla y carente de lujos

Felipe VI: 'Quiero que los españoles estén orgullosos de su rey'

Los nuevos reyes de España, Felipe VI y doña Letizia, son conscientes de que el impacto de la crisis económica ha dejado a la ciudadanía con pocas ganas de fiesta de cara al cambio en la jefatura del estado, lo que explica que la ceremonia de proclamación del segundo monarca del actual período democrático se haya visto definida claramente por la austeridad y la solemnidad que demandaba el hasta ayer Príncipe de Asturias.

Ataviado con el uniforme de etiqueta del Ejército de Tierra -chaqueta y pantalón azul oscuro con bordados dorados-, Felipe VI se ha dirigido a los diputados y senadores reunidos en el Congreso de los Diputados con el semblante serio y ligeramente nervioso ante lo que estaba por acontecer: la jura de la Constitución y la lectura de un discurso de coronación en el que tuvieron cabida algunos de los temas más acuciantes para el futuro de la sociedad española.

"En la España unida y diversa cabemos todos, todas las formas de sentirse español, porque los sentimientos nunca deben enfrentar o dividir, sino convivir con respeto. Tengo fe en la unidad de España, que no en la uniformidad. Anuncio una monarquía renovada para un tiempo nuevo", fueron algunas de las principales líneas de su discurso.

"Trabajemos juntos con lealtad en torno a nuevos objetivos comunes. La monarquía debe ser cauce entre todos los españoles, debe comprender, escuchar, advertir y defender los derechos generales de la ciudadanía, y así será", se comprometió durante una alocución seguida con atención por la reina Letizia -sentada a su lado con un clásico vestido blanco del diseñador Felipe Varela- y las hijas de los reyes, Leonor, Princesa de Asturias, y la infanta Sofía. En el otro extremo del hemiciclo, además de invitados de excepción como el jugador de baloncesto Pau Gasol, se encontraban la reina Sofía y una infanta Elena que no podía ocultar su emoción.

"Ha sido un discurso precioso y muy bien dicho", explicó doña Sofía a los periodistas antes de que estos se percataran de que a doña Elena se le saltaban las lágrimas. "Como para no estar emocionada en un día como hoy", les espetó con una sonrisa.

Los actos oficiales de la proclamación de Felipe VI como rey de España dieron comienzo a las 9:30 de la mañana -hora local- en el palacio de la Zarzuela con un gesto tan simbólico como la imposición de la faja de capitán de las Fuerzas Armadas, un traspaso de poderes protagonizado también por el rey Juan Carlos -quien decidía no acudir al Congreso para no restar protagonismo a su hijo- al ser este quien cedió personalmente tan importante prenda al que solo un día antes era su heredero.

Una vez finalizado el encuentro, los nuevos monarcas tuvieron que esperar pacientemente unos minutos hasta que estuvieran preparados los dos vehículos -un Rolls Royce para los reyes y un Mercedes para sus hijas- que les trasladarían desde la residencia real hasta la Carrera de San Jerónimo, donde se encuentra el Congreso de los Diputados que, para la ocasión, estaba perfectamente engalanado con banderas y un gran dosel en las horas previas a la ceremonia.

Tras su histórica aparición ante las Cortes Generales, el rey Felipe VI y su esposa se montaron de nuevo en el automóvil que les llevaría directamente al Palacio Real de Madrid, no sin antes recorrer algunas de las calles más céntricas de la capital de España para saludar a los muchos ciudadanos que se han congregado en la zona.

Publicidad