Se encuentra usted aquí

Jon Kortajarena busca renacer como actor

El reputado modelo está convencido de que el cine le dará la oportunidad de expresarse mejor a nivel artístico, a diferencia de una pasarela que le obliga siempre

Jon Kortajarena busca renacer como actor

Aunque hoy en día es su compañero Andrés Velencoso quien parece haberse destacado más por su transición del mundo de las pasarelas al de la interpretación, no hay que olvidar que el primer modelo español en dar el salto a la gran pantalla fue el bilbaíno Jon Kortajarena (29), a través de la cinta 'Un hombre soltero' (2010) del diseñador y cineasta Tom Ford.

Cuatro años después, el cotizado maniquí no quiere que su debut cinematográfico se quede en una mera anécdota y, por eso, se prepara a fondo para convertirse en un intérprete versátil que con el tiempo pueda unir su nombre al de otras grandes estrellas del celuloide. Sin embargo, su verdadera motivación no está tan relacionada con el éxito profesional como con la idea de "expresar" sin límites el cúmulo de vivencias y sentimientos que solo el cine permite explorar.

"No he trabajado mucho como actor, pero todo ha rodado con mucha tranquilidad y he estado muy en contacto, aunque de forma sutil, con la industria del cine en los últimos años. Ahora mismo estoy disfrutando mucho del proceso de aprendizaje y estoy seguro de que en un futuro me podré dedicar enteramente a esta profesión. En la interpretación he encontrado una nueva forma de expresarme que necesito desarrollar tanto como pueda. Me apetece contar historias con humanidad, con pasión, transmitiendo las ideas y las sensaciones de personajes ajenos con los que pueda identificarme", reflexionó el atractivo modelo al portal de noticias Bilbao.net.

Kortajarena reconoce al mismo tiempo que el exceso de "perfección" que rodea la industria de la moda necesita ser equilibrado, en su caso, con las debilidades y la confusión que invade a la condición humana, y por ende, al cine.

"La moda es aparentar ser perfecto y el cine te permite ser más humano. Ser modelo no deja de ser una forma de actuar, pero con una máscara que proyecta elegancia, sofisticación o la celebración de la belleza humana, pero estoy en un punto de mi vida en el que tengo que quitarme la máscara para entender mejor el mundo que me rodea. También es una manera de desarrollarme a nivel personal, comprender las relaciones entre las personas y ponerme en el lugar del otro sin juzgarlo", aseveró.

Pese al cambio de planes que se avecina en el horizonte, el vasco más internacional del momento sigue disfrutando de una privilegiada posición en la industria de la moda que le permite vivir a caballo entre sus dos ciudades preferidas, Bilbao y Nueva York, aunque es en esta última donde está aprendiendo a "experimentar" artísticamente sin miedo a "hacer el ridículo".

"Estoy teniendo mucha suerte con los seminarios de interpretación a los que estoy yendo, porque he acabado con un grupo de gente en el que no hay miedo a hacer el ridículo, sino ganas de experimentar e ir más allá", concluyó el maniquí, que pronto estrenará su primer cortometraje, llamado 'Versus'.

Publicidad