Se encuentra usted aquí

Eva Mendes cambia a Ryan Gosling por su línea de moda

La atractiva actriz prefiere promocionar su nueva colección de vestidos veraniegos antes que acompañar a su pareja en la presentación de su debut como director

Eva Mendes cambia a Ryan Gosling por su línea de moda

Aunque sus fans más acérrimos esperaban que Ryan Gosling y Eva Mendes acallaran los rumores de crisis con una aparición estelar en la alfombra roja de Cannes, el hecho de que el actor canadiense acudiera al certamen en solitario para presentar su debut como director, 'Lost River', ha resucitado de golpe el debate sobre la posibilidad de que el fin del romance sea inminente.

Más allá de las especulaciones de corte sentimental, la ausencia de la actriz de origen cubano en la Costa Azul podría deberse a sus compromisos profesionales en la industria de la moda, ya que acaba de presentar su nueva colección de vestidos veraniegos en colaboración con la firma estadounidense New York & Company y, mientras su novio vendía en Francia las bondades de su nueva película, ella prefería presumir del carácter accesible de su nueva línea de ropa.

"Creo que a las chicas les va a encantar mi nueva propuesta, porque los vestidos son cortos y muy adecuados para el verano, además de ser perfectos para combinar con todo tipo de bisutería y complementos. Este año he optado únicamente por vestidos, faldas y tops debido a su personalidad femenina, porque realzan la figura al tiempo que ofrecen comodidad. Y lo mejor de todo es que estarán al alcance de todo tipo de públicos", expresó la actriz en un comunicado que también destaca el clasicismo "hollywoodiense" de sus nuevos diseños y lo mucho que han gustado a su madre y a su hermana.

A la espera de recibir las primeras impresiones de la crítica sobre su nueva aventura en la industria textil, por el momento la estrella de cine y su apuesto compañero sentimental tendrán que aprender a lidiar con la tímida acogida de 'Lost River' -dirigida por Gosling y protagonizada por Eva- en el Festival de Cine de Cannes.

Aunque el esperado largometraje no dejó de generar expectación desde que el rubio intérprete anunciara en 2012 que se había puesto manos a la obra con el proyecto, el interés suscitado a nivel mundial parece haber derivado en una profunda decepción tras la proyección de la cinta en la selección oficial del concurso, al ser recibida por el jurado y varios medios con una mezcla que va del escepticismo al rechazo más tajante.

Publicidad