Se encuentra usted aquí

Lindsay Lohan triunfa en los tribunales

La irreverente actriz recibirá una cuantiosa indemnización por parte de la distribuidora mundial de su firma de moda, compañía que se negó a pagar la licencia

Lindsay Lohan triunfa en los tribunales

Pese al daño que sus adicciones han ocasionado a su imagen pública y a su carrera interpretativa, al menos la polémica Lindsay Lohan puede consolarse con las satisfacciones que le dejan sus visitas a los juzgados estadounidenses, sobre todo desde que un tribunal de California propiciara que la actriz y la empresa textil D.N.A.M. Apparel llegaran a un acuerdo para que la primera reciba una indemnización cercana a los 150 000 dólares (102 000 euros).

Lindsay y la citada compañía estaban enfrascadas en una larga disputa legal por el pago de unas licencias que nunca se produjo, una obligación que correspondía a D.N.A.M. por su papel de distribuidor -fuera de Estados Unidos- de las prendas correspondientes a la propia firma de moda de la artista, llamada 6126.

En lugar de cumplir con sus compromisos, la entidad contraatacó con otra demanda que exigía a Lindsay el pago de casi 5 millones de dólares (3,5 millones de euros) por la caída del valor de sus productos, que vendría motivada por el devastador efecto de la mala reputación que todavía tiene la pelirroja actriz.

Como publica el portal de noticias TMZ, ha tenido que ser el magistrado que lleva el caso el que obligara a las dos partes a negociar una solución intermedia que pusiera fin al conflicto, una opción que parece haber resultado más beneficiosa a la controvertida estrella que a la compañía que un día pensó que se lucraría gracias a su rebelde imagen.

De nada parece haber servido a D.N.M.A. uno de los argumentos que utilizó en una de sus últimas visitas a la corte para justificar el daño que su negocio habría sufrido por culpa de Lindsay: la mención al mediático aborto del que la artista confesó su existencia hace escasos meses y que, en opinión de la compañía textil, habría generado una pronunciada caída en el precio de las prendas.

"Nadie sabe esto y, una vez que lo diga en público, jamás volveré a sacar el tema. Sufrí un aborto y por eso me escondí del mundo durante una temporada. Fue algo terrible y una historia que necesitaría varios capítulos más para ser contada. Así que prefiero dejarlo así", desvelaba Lindsay en el documental que narraba el calvario en que se convirtió su largo proceso de desintoxicación.

Publicidad