Se encuentra usted aquí

Rita Ora quiere ser florista

A la artista británica le relaja rodearse de plantas y por eso se propone abrir su propia cadena de floristerías

Rita Ora quiere ser florista

La extravagante Rita Ora ha demostrado en varias ocasiones que no tiene miedo a embarcarse en nuevos proyectos alejados del mundo de la música -participó recientemente en el rodaje de 'Cincuenta sombras de Grey' y ya ha hecho varias incursiones en la moda-, por lo que ahora se plantea un nuevo reto profesional con el que satisfacer su gusto por la floristería, una ocupación que siempre le ha resultado fascinante.

"Quiero tener mi propia cadena de floristerías; adoro las flores, trabajar con ellas y hacer ramos. Es una tarea muy relajante: las recortas, les quitas las espinas y las organizas de forma que puedan alegrarle el día a los demás", confesó la artista al diario Daily Mirror.

No resulta extraño que la joven estrella del pop quiera seguir cultivando su faceta de empresaria al margen de su carrera musical, pues entre otras cosas también posee un equipo de fútbol en Kosovo -su país de origen- que está directamente gestionado por su compañía, Ora Multi Services, y dirigido por su hermana Elna. Los inusuales proyectos de Rita, como confiesa ella misma, se explican principalmente por su deseo de levantar un "imperio" económico con el que asegurar el bienestar de su familia.

"[Los proyectos alternativos] son cosas que no te esperarías de mí, como lo que hizo Dr. Dre al poner nombre a una línea de auriculares [con Beats Electronics]. Nunca pensé que fuera imposible compaginar varios negocios; solo hay que ser inteligente y planearlo bien, como hizo 50 Cent y su agua [Vitamin Water]. Es cuestión de tener buenos asesores, y mi gente es muy buena. Mi familia lo supervisa todo. Es un pequeño imperio que estoy intentado crear para que mis seres queridos estén bien", señaló la polifacética artista.

Rita Ora reconoce que no entiende demasiado de fútbol aunque sea dueña de su propio club, pero lo cierto es que su verdadero objetivo es fomentar la práctica del deporte en Kosovo para que sus compatriotas puedan pasar página y enterrar los terribles recuerdos de la guerra de 1999.

"Es curioso que mi equipo aún no haya jugado ningún partido. Acabamos de convertirnos en un país independiente y casi no tenemos equipos. Yo no sé nada de fútbol, pero la gente que se encarga de ello sí que sabe lo que hace", concluyó.

Publicidad