Se encuentra usted aquí

Keira Knightley se relaja leyendo novelas

La actriz intenta compensar la densidad del texto de sus guiones leyendo novelas de poco contenido intelectual durante los descansos de sus rodajes

Keira Knightley se relaja leyendo novelas

Teniendo en cuenta que sus mayores éxitos en el mundo del cine le han llegado de la mano de papeles de época, la actriz Keira Knightley ya ha demostrado que es capaz de asimilar diálogos densos y con un lenguaje complicado, por lo que no tiene ningún problema en reconocer que, en sus pequeños momentos de descanso durante el rodaje de 'Begin Again', prefería leer novelas "de mala calidad" por el rechazo que siente hacia los textos agobiantes.

"En una película como esta no hay mucho tiempo entre tomas. Teníamos 24 días, así que estábamos permanentemente a la carrera. Pero normalmente en los descansos me tomo una taza de té. También me gustan los audiolibros o las novelas de muy mala calidad. Básicamente, porque no puedes leer algo demasiado complicado cuando estás trabajando en otra cosa", aseguró la estrella a la revista OK!

Afortunadamente para Keira, las incomodidades de un rodaje tan apresurado se vieron en parte aliviadas por la seguridad que demostraba en cada escena su compañero de reparto Adam Levine, pese a tratarse de su debut cinematográfico. De hecho, la intérprete solo tiene palabras de alabanza para el líder del grupo musical Maroon 5 y su manera de desempeñarse ante las cámaras.

"Ya le había visto actuando en directo con anterioridad y percibir la energía que transmite es toda una experiencia. Es un artista nato, así que no me preocupaba que fuese a tener problemas a la hora de expresarse. No necesitó ningún consejo, actuar es algo natural para él y es un hombre con el que resulta encantador trabajar, fue muy divertido", añadió.

Pese a la buena sintonía que tenía con Adam, sí que hubo un momento de la grabación en que Keira se sintió bastante incómoda en su propia piel, ya que su papel le obligaba a cantar en varias ocasiones, algo que no disfrutó en absoluto.

"No soy ni una cantante ni me dedico a la música, así que no, no disfruté en absoluto. Tuve que fingir. Cuando me mentalicé fue hasta divertido, pero sigo creyendo que es algo que se me da muy mal", concluyó.

Publicidad