Se encuentra usted aquí

La casa de Peaches Geldof sufre dos robos en menos de un mes

Los ladrones se han llevado una máquina cortacésped y han destrozado las cámaras de seguridad que vigilan los jardines

La casa de Peaches Geldof sufre dos robos en menos de un mes

El domicilio de la malograda Peaches Geldof -hija del famoso músico Bob Geldof- parece haberse convertido en el objetivo principal de una banda de ladrones que quiere aprovechar su trágica ausencia para enriquecerse, ya que desde la muerte de la joven periodista, la vivienda ha sufrido dos intentos de allanamiento que ya están siendo investigados por la policía de Wrotham, en el condado inglés de Kent.

Como publica el diario británico The Sun, en ninguno de los dos incidentes registrados los delincuentes han llegado a acceder al interior de la casa, aunque se han producido algunos daños en los jardines situados en las inmediaciones del edificio y, además, se ha informado de la desaparición de un cortacésped que, según una fuente cercana al músico irlandés, tenía un gran valor sentimental tanto para Peaches como para el propio Bob Geldof.

"Bob [Geldof] ha recibido la noticia con estupefacción y se encuentra muy triste. Más allá de los desperfectos que han dejado los asaltantes, el hecho de que se hayan llevado el cortacésped no deja de ser un nuevo golpe anímico que se asocia a la propia desaparición de Peaches. Era una máquina vieja que no funcionaba, pero al parecer tenía un gran valor sentimental para todos porque les recordaba a la infancia de las niñas. No entiendo cómo alguien puede ser tan insensible y ofender de esta manera a una familia rota por el dolor", reveló un allegado al mismo diario.

Las primeras pesquisas policiales apuntan a que los delincuentes podrían intentar irrumpir de nuevo en la vivienda de Peaches Geldof teniendo en cuenta el pobre botín recolectado en sus dos visitas anteriores. Ello explicaría que en su segundo intento de robo, los misteriosos asaltantes se dedicaran únicamente a dañar las cámaras de seguridad que vigilan el recinto para evitar ser identificados en un nuevo golpe.

Publicidad