Se encuentra usted aquí

Miguel Bosé se sumerge en el mar para 'escapar' del mundo

El temperamental cantante revela que sus meses de desaparición pública se debieron a un exótico viaje en barco desde Madagascar hasta Sri Lanka, una aventura

Miguel Bosé se sumerge en el mar para 'escapar' del mundo

Tras mantenerse completamente alejado de la crónica social en los últimos meses, el veterano Miguel Bosé vuelve a la escena pública -no en España, sino en Italia- con su participación en el concurso cazatalentos 'Amici' y, por ello, no duda en explicar en qué ha ocupado su tiempo durante el extenso período en el que ha tratado de "escapar" de todo lo que le rodeaba. Entre otras cosas, el famoso cantautor ha aprovechado la pasión que siente por el mundo marino para relajarse, descubriendo también todo tipo de maravillas sumergidas.

"La verdad es que necesitaba algo de tiempo para reflexionar sobre mi carrera y otros asuntos de mi vida, así que decidí escaparme de todo y embarcarme en un viaje de dos meses en barco. Para mí fue como estar en el paraíso y completamente ajeno a lo que ocurría en el resto del planeta. Me dediqué a hacer mucho buceo, que es una de mis aficiones favoritas, y ahora que me siento relajado, creo que es hora de ponerme a trabajar", explicó el cantante a la revista italiana 'Sonrisi y Canzioni'.

Además de regresar a la vida cotidiana con energías renovadas y mucha ilusión, el carismático Bosé luce ahora una poblada barba que, como él mismo confiesa, le ofrece un aire de respetabilidad muy necesario en su nueva etapa como mentor de nuevos artistas. Aunque en algún que otro momento ha tenido que echar mano de las tijeras para recortarla y acondicionarla un poco, el exitoso artista ha decidido que se quedará con ella unos meses más como símbolo de la "sabiduría" que ha acumulado durante sus idílicas vacaciones.

"No sé si la barba gris que me he dejado me queda bien o no, pero creo que estará conmigo algunos meses más por el significado que tiene para mí. La he recortado un poco porque tampoco quiero excederme, pero es el resultado de un trayecto maravilloso entre Madagascar y Sri Lanka. Contiene toda la sabiduría que he ido adquiriendo durante todo el viaje y refleja el estado de paz en el que se encuentra mi alma hoy en día", añadió al mismo medio.

La paz que vive Miguel Bosé en la actualidad podría haberse visto rápidamente alterada por la reciente publicación de unas fotos que revelan por completo el rostro de sus hijos Diego y Tadeo -a quienes tuvo a través de una madre de alquiler-, unas imágenes de las que no ha querido hacer comentarios pero que, evidentemente, han arruinado la estricta política de privacidad que siempre ha mantenido en relación a sus retoños. Como los paparazzi que le siguieron durante su visita a una clínica privada de Madrid no trabajan para medios españoles sino colombianos -país que no obliga a pixelar la cara de los menores de edad- el rostro de los niños ha quedado expuesto por primera vez desde su llegada a principios de 2011.

Publicidad