Se encuentra usted aquí

Enrique Iglesias no ha dejado de llorar desde la muerte de su perro

El simpático artista recibió como un jarro de agua fría la noticia de que su mascota Lucas había pasado a mejor vida, una tragedia que le ha sumido en una profunda

Enrique Iglesias no ha dejado de llorar desde la muerte de su perro

Aunque el extrovertido Enrique Iglesias no ha renunciado a ninguno de los compromisos profesionales derivados de su nuevo disco, el exitoso 'Sex and Love', la repentina muerte de su adorado perro Lucas hace unos días le ha sumido en una profunda tristeza y le ha impedido conciliar el sueño durante buena parte de la última semana. Destacando la estrecha relación que siempre le ha unido a sus mascotas -el cantante tiene otro perro llamado Jack-, el hijo de Julio Iglesias ha confesado que estaba deseando regresar a su residencia de Miami para compensar al desaparecido Lucas por el tiempo que habían pasado separados.

"He dicho en más de una ocasión que las vacaciones perfectas para mí consisten en quedarme en mi casa de Miami y pasar tiempo con mis dos perros. Acabo de llegar a casa tras varias semanas de promoción en Londres, deseando reencontrarme con ellos, y justo me he enterado de que Lucas ya no está entre nosotros. Llevo varios días sin dormir y no puedo parar de llorar. Nunca había estado así de triste desde el año 2010 [cuando murió su otro perro, Grammy]", reconoció el artista a la revista Billboard.

El famoso artista está convencido de que tanto la muerte de Lucas como la de Grammy están conectadas por las coincidencias que ofrece el destino, ya que los dos animales pasaron a mejor vida justo cuando Enrique se disponía a iniciar la promoción mundial de sus nuevos lanzamientos. Lejos de proyectar dramatismo ante las sensaciones contradictorias que le deja su éxito musical y la pérdida de dos de sus mejores amigos, el intérprete acepta con resignación "el círculo de la vida" y prefiere rendir homenaje a sus mascotas destacando la estrecha relación que mantenía con ellas.

"Es curioso que el destino me haya puesto dos veces en una situación que me deja un sabor agridulce, justo cuando empiezo a disfrutar de los resultados de un nuevo trabajo musical [Grammy falleció cuando salió al mercado el popular disco 'Euphoria' en 2010]. Es una lástima, pero me imagino que refleja perfectamente el círculo de la vida y las experiencias que forman parte de ella", añadió.

Publicidad