Se encuentra usted aquí

Carlos Baute no podría componer sin estar 'enamorado'

El artista venezolano está convencido de que su creatividad musical solo se explica por el romanticismo y la felicidad que definen su vida de casado

Carlos Baute no podría componer sin estar 'enamorado'

El extrovertido Carlos Baute lleva dos años de idílico matrimonio con la modelo y arquitecta letona Astrid Klisans, una estabilidad sentimental que no solo da sentido a su vida cotidiana, sino que también le sirve para dar rienda suelta a su vena musical. Tanto es así, que el intérprete está seguro de que no sería capaz de componer sus populares canciones si no estuviera profundamente enamorado.

"El amor es el motor de mi vida, yo sin amor no compondría, no haría canciones; para agarrar una guitarra o un piano debo estar feliz, y solo estoy completamente feliz cuando estoy enamorado", señaló al semanario mexicano Estilo DF.

La alegría que proyecta por los éxitos logrados en el plano sentimental no implica que Baute no sea capaz de escribir también sobre asuntos tan peliagudos como el desengaño amoroso, una temática de la que recibe inspiración recordando experiencias del pasado y trasladando al papel las historias que conoce a través de amigos cercanos.

"Han salido canciones de desamor, temas 'cortavenas' que no tienen nada que ver con lo mío, pero que obviamente me puedo imaginar por experiencia propia e historias ajenas; me pongo en ese papel y me meto en situaciones que son reales. En este disco [su último lanzamiento, 'En el buzón de tu corazón'], el 80% son historias de verdad que me enviaban mis amigos por correo electrónico. Cuando comencé a leer me di cuenta de que esas experiencias de vida ya eran canciones, y son cosas que le pueden pasar a cualquiera", explicó al mismo medio.

El artista venezolano también aprovecha su estrecha conexión con la opinión pública para transmitir -tanto a través de la música como de las redes sociales- todo tipo de mensajes de denuncia social, una tarea a la que se ha dedicado en cuerpo y alma desde que diera comienzo la brutal represión gubernamental de las manifestaciones que tienen lugar en su Venezuela natal.

"No podía ni dormir, quieras o no el país me duele, soy venezolano hasta la muerte, mi familia y amigos viven ahí, sé lo que están pasando y quería que el mundo conociera esa emergencia que estamos colgando en todas partes. Hago lo que puedo con los medios", aseveró.

Publicidad