Se encuentra usted aquí

Kylie Minogue: 'Pienso todos los días en Andrés Velencoso'

La cantante australiana no ha dejado de pensar en el apuesto modelo desde que ambos decidieran poner fin a un idilio de cinco años de duración

Kylie Minogue: 'Pienso todos los días en Andrés Velencoso'

El atractivo Andrés Velencoso no se ha alejado demasiado del universo interior de Kylie Minogue a pesar de que en octubre ambos anunciaron su separación "de mutuo acuerdo", ya que la diva australiana considera que el guapo modelo catalán sigue siendo uno de los grandes hombres de su vida y, de hecho, reconoce que no ha dejado de tenerle presente en sus pensamientos.
"Por supuesto que todavía le quiero, pienso todos los días en él. Le adoro y me parece uno de los mejores chicos que han pasado por mi vida. Solía decirle a todo el mundo, y por supuesto que lo sigo haciendo, que es una de las personas más encantadoras y seductoras que he tenido la oportunidad de conocer", reveló la estrella del pop a la revista Who.
Aunque uno de los objetivos de su último disco de estudio, 'Kiss Me Once', consistía en lidiar artísticamente con la "tristeza" que le invadió tras la repentina ruptura, la extrovertida Kylie se consuela al menos recordando cómo ambos pusieron fin a su relación de la forma más "cordial y amigable" posible.
"Es imposible que una separación te deje con el ánimo intacto y no tenga consecuencias muy negativas para tu estado emocional. Me dolió mucho tener que asimilar que había llegado el momento de empezar una nueva vida, y por eso hablo de esa tristeza en mi nuevo disco. Afortunadamente, no fue una ruptura horrible. Todo lo contrario, ahora mantenemos una relación cordial y muy amigable", aseguró la vocalista en la misma entrevista.
Pese a que su "caótico" ritmo de vida y sus compromisos profesionales siempre se han llevado todas las culpas en relación a sus fracasos sentimentales, Kylie revela ahora que la clave para entender el fin de su romance con Velencoso se encuentra en su escasa predisposición para el "compromiso" y en el hecho de que la relación parecía no tener "futuro".
"Odio verme limitada por barreras artificiales, que la gente me diga lo que tengo que hacer o tener la sensación de que no tengo las riendas de mi propia vida. No soy una persona que, por naturaleza, esté preparada para comprometerse o ceder en sus pretensiones. Pero, por otra parte, también me agobia que un proyecto no tenga objetivo. En mi última relación, sentía que estaba en un camino sin fin y sin meta: un horizonte completamente vacío que me generaba ansiedad", se sinceraba en una entrevista a la edición dominical del diario The Sun.

Publicidad