Se encuentra usted aquí

Ratifican la culpabilidad de Conrad Murray por la muerte de Michael Jackson

Un tribunal de California confirma la condena impuesta al
médico por suministrar al cantante una dosis mortal de propofol.

c9bb06416b9a0aabf7d3de01f21a19eb.jpg

Tres jueces del tribunal de apelación de California han
ratificado por unanimidad la sentencia que el médico Conrad Murray recibió en
2011 por homicidio involuntario tras la trágica muerte de Michael Jackson,
alegando que no hubo ningún tipo de error durante las seis semanas que duró el
juicio y que las pruebas exhibidas durante el proceso apoyan claramente la
condena emitida.


Con esta nueva resolución, los magistrados rechazan de nuevo la versión de
Murray sobre la forma en que se sucedieron los hechos -el médico siempre ha
asegurado que fue el propio rey del pop quien se inyectó la sustancia antes de
fallecer en 2009-, entre otras razones porque se encontraron sus huellas en el
recipiente donde se almacenaba el propofol y porque Murray mintió a la policía
en su primera declaración sobre las circunstancias que rodearon la muerte del
intérprete.

"La cruel indiferencia del señor Murray por la salud y bienestar de
Michael Jackson ha sido claramente demostrada durante el proceso, ya que
suministró peligrosos medicamentos al señor Jackson sin ningún tipo de criterio
médico y sin tomar precauciones, dejándole después completamente desatendido.
Las pruebas ponen de manifiesto que el señor Jackson se encontraba en una
posición vulnerable y dependiente de su médico personal, mientras que este
violaba reiteradamente el código de buenas prácticas de todo profesional de la
medicina", reza el fallo emitido por los jueces.

Los jueces también rechazaron las alegaciones de Murray en las que decía que el
juez que siguió el caso había impedido al jurado escuchar evidencias clave o
que el jurado debería haber sido aislado.

Aunque Murray fue puesto en libertad en octubre después de cumplir dos de los
cuatro años de condena, ganar la apelación le hubiera ayudado a recuperar su licencia
médica.

Pero esta no es la única secuela que queda de la trágica muerte del rey del
pop, ya que la aseguradora Lloyd's de Londres -que se había negado en un primer
momento a pagar las pérdidas de la serie de conciertos que iba a ofrecer
Michael en su gira 'This Is It' alegando que nunca nadie les reveló que el
cantante tenía un problema de drogas- ha aceptado finalmente hacer el pago a la
promotora AEG -responsable de los recitales- aunque no se cree que por la
totalidad de los cerca de 13 millones de euros (17.5 millones de dólares),
según informa el portal TMZ.

Por: Bang Showbiz

Publicidad