Se encuentra usted aquí

Cher quiere tener el bolso de carne de Lady Gaga

La famosa intérprete tuvo la oportunidad de sostener en sus manos el accesorio que complementó el vestido de ternera que Lady Gaga lució en 2010. 

cherr.jpg

La veterana Cher es una de las más firmes defensoras de los estrafalarios atuendos de su amiga Lady Gaga, por lo que no duda en calificar de "obra de arte" el vestido confeccionado con carne que la joven neoyorquina lució hace tres años en una gala de premios del canal MTV. Aunque el conjunto que vistió la estrella del pop en la citada ceremonia fue el que acaparó toda la atención mediática, Cher elogia ahora el pequeño bolso a juego que estaba fabricado con ternera y que ella misma tuvo la oportunidad de tocar con sus propias manos.

 

"Me pareció una auténtica locura cuando me enteré de que era un bolso hecho de carne de ternera. Al principio pensé que sería algún tipo de objeto artístico, pero Gaga me pidió en un momento de la noche que le sujetara el bolso y ahí fue cuando me di cuenta de que era un accesorio que se podía utilizar de verdad. Me sigue pareciendo una elección surrealista y no sé si yo sería capaz de hacer algo así, pero hay que reconocer que era una auténtica obra de arte, igual que el vestido. Ojalá volvamos a verlo", aseguró la premiada artista a la revista heat.

 

Una de las claves que explican el entusiasmo de Cher ante las extravagancias estilísticas de sus sucesoras en la industria musical radica en el carácter extrovertido y tolerante que siempre ha exhibido la leyenda de la música en sus más de 40 años de proyección pública. De hecho, la diva de 67 años asegura que todavía trata de disfrutar de la vida nocturna con la misma vitalidad que en sus tiempos de juventud, a pesar de que cada vez le resulta más difícil aguantar el frenético ritmo de la pista de baile.

 

"Toda la vida he sido una amante de la fiesta y creo que me he recorrido todos los locales nocturnos de las ciudades que he visitado. Es una afición que sigo cultivando cuando tengo oportunidad, aunque ya no puedo salir con la misma frecuencia ni bailar con la misma intensidad que en años anteriores. Hay veces en las que decido irme a casa poco después de cenar con mis amigos, porque en muchas discotecas la pista de baile siempre está llena de gente y es imposible no acabar sudada tras dos segundos moviendo las caderas", bromeó.

 

Por: Bang Showbiz 

Publicidad