Se encuentra usted aquí

Jude Law faltaba al colegio para ir al cine

El simpático actor reconoce que su adolescencia se vio marcada por sus prolongadas ausencias de la escuela, ya que prefería cambiar los libros por los últimos

97758ee473fb9cdb285f639794a4f1d1.jpg

La pasión que Jude Law siempre ha sentido por el séptimo arte no solo es la responsable de su exitosa carrera como intérprete, sino que el actor también admite que su bajo rendimiento escolar durante la adolescencia se debía a todas las ocasiones en que prefería perderse las clases en favor de su gran afición por los últimos estrenos cinematográficos.

 

"Para mí el cine era un auténtico vicio. Faltaba a las clases para ir a ver tres o cuatro películas diarias, y cuando llegaba a casa decía que había estado aprendiendo mucho en el colegio. Llegué a hacerlo durante semanas, ya que estaba obsesionado con el teatro y con todo lo relacionado con la industria del cine", comentó el actor a la revista Empire.

 

El artista inglés ha hecho pública esta curiosa anécdota a la vez que ha reconocido que su propia infancia se refleja cada vez más en sus propios hijos: Rafferty (16), Iris (12) y Rudy (11), e incluso se ha sorprendido al recordar que su debut interpretativo se produjo cuando solo contaba con la edad de su primogénito, una época en la que Jude Law empezó a ganar popularidad en su país natal gracias a su personaje de Nathan Thompson en la serie británica 'Families'.

 

"Este tipo de recuerdos solo me vienen a la cabeza cuando estoy con mis hijos, y es cuando me doy cuenta de lo joven que era cuando hice mis primeros pinitos en este negocio. Lo que me chocó hace unos días es que Rafferty tiene la misma edad que yo cuando conseguí mi primer trabajo", explicó al mismo medio.

 

Asi mismo, el apuesto intérprete asegura que las travesuras que solía llevar a cabo durante sus años de juventud no le generan remordimiento alguno, ya que simplemente se dedicó a tomar aquellas decisiones que en ese momento le parecían las más adecuadas.

 

"No me esfuerzo en analizar demasiado el rumbo que seguí en determinados momentos de mi vida, porque siempre hago lo que me dicta el corazón y la conciencia. Además, los errores siempre se pueden enmendar", aseveró.

Por: Bang Showbiz 

Publicidad