Se encuentra usted aquí

Rafael Nadal quiere mantener a su novia alejada de las cámaras

Al deportista le resulta muy incómodo que le paren por la calle en presencia de su novia Xisca.

nadal640.jpg

El deportista español más laureado de la historia reciente es consciente de que es tarea imposible pasar desapercibido por las calles de cualquier ciudad del mundo, por lo que asume con naturalidad las consecuencias de su gran popularidad y la obligada tarea de firmar autógrafos a cualquiera que se tope con él en la vía pública.
Sin embargo, Rafa Nadal admite que la situación cambia radicalmente cuando su novia, Xisca Perelló, le acompaña en cualquiera de esas salidas, ya que le enerva que su discreta pareja se vea indirectamente arrastrada por la vorágine mediática que a él siempre le rodea. Pero pese a todo, el deportista nunca pierde la compostura y aguanta estoico cada vez que su chica debe posar para la cámara de algún aficionado.

"No me importa que me paren por la calle, el problema viene cuando voy con mi novia en alguno de esos momentos. Primero se detienen dos personas, pero luego se va acumulando y, si son muchos, me empieza a resultar muy incómodo", confesó Nadal a la edición española de Vanity Fair.

Aunque trata de seguir a rajatabla su filosofía de mantener su vida sentimental completamente alejada de la opinión pública, el exitoso deportista no ha podido impedir que las cámaras estén siempre atentas a cualquier movimiento que hace la hermética Xisca, ya sea en las gradas de las pistas donde juega su chico, en los yates donde ambos disfrutan de una escapada vacacional, o incluso cuando la joven estudiante sale a la calle en una jornada de compras. Quizá por eso, Nadal prefirió acudir en solitario a recoger el premio al 'Hombre del Año' que le concedió la citada publicación el año pasado, un homenaje en el que Xisca solo estuvo presente cuando el tenista habló de la importancia de mantener su ámbito personal aislado de su faceta más mediática.

"Entiendo que la discreción es lo mejor para mí y para ella [Xisca]. Si no fuera así, mi carrera deportiva se vería afectada por un espectáculo innecesario y muy incómodo para todos. Mi propósito es vivir con tranquilidad en la medida de lo posible", comentó el manacorí en aquel entonces.

Un año después de recoger tan preciado galardón, Nadal se atreve ahora a reflexionar también sobre asuntos de mayor entidad, por lo que no ha dudado en hacer un balance muy personal sobre el drama que viven miles de españoles por culpa de la crisis económica y la falta de empleo: una grave y compleja situación que saca el lado más pesimista del tenista y que le lleva a prever una larga y costosa recuperación.

"La única manera de salir de esta crisis es trabajar mucho. Vivimos en un mundo injusto donde unos tienen mucho y otros muy poco. Hay que intentar lograr algunas cotas más de igualdad. Lamentablemente, creo que vamos a tardar mucho en volver a los niveles de bienestar que teníamos antes. Apoyar a nuestra generación con ayudas para que salga adelante el mayor número de emprendedores me parece lo más importante ahora mismo", aventuró un justiciero Nadal en su más reciente entrevista con la publicación.

Por: Bang Showbiz

Publicidad