Se encuentra usted aquí

Pablo Alborán: 'La disciplina evita que hagas tonterías'

El popular cantante asegura que siendo disciplinado y formal ha conseguido evitar la tentación de comportarse de manera errónea

42f55ba5bacaed724c68c5f669aa134a.jpg

El artista malagueño ha conseguido en poco tiempo hacerse con un sitio privilegiado en el panorama de la música española, algo que ha conseguido, entre otras cosas, manteniéndose fiel a sus valores. El ascenso de Pablo Alborán a la cima de las listas de éxitos está marcado por una impecable cortesía y una imagen de 'chico bueno' que proyecta en entrevistas y apariciones televisivas, por eso no es extraño que se haya ganado el cariño de abuelas, madres e hijas. Sin embargo, según el propio Pablo, no se trata de un papel que interprete, sino su forma de ser.

"La disciplina es fundamental. Desde pequeño siempre he sido un chico muy aplicado. No sacaba unas notas brillantes, pero sí estudiaba para conseguir lo mejor. Muchas veces me dicen que soy un chico bueno. Y es verdad. Siempre he sido muy disciplinado. No he tenido necesidad de hacer ninguna tontería", reconoció en una entrevista al diario español La Vanguardia.

Son precisamente sus acciones las que han hecho de él el prototipo de yerno que toda madre querría. Aunque sean sonadas las fiestas que los artistas celebran tras sus conciertos, Pablo y su banda prefieren disfrutar de la tranquilidad del hotel y recomponerse para el siguiente concierto, una costumbre que sigue a rajatabla.

"Normalmente mi banda y yo, que estamos hechos unos viejos y unos curas, cuando acabamos los conciertos solemos meternos en la cama, la gira nos agota y nos gusta descansar bien. Siempre decimos que la fiesta la dejamos para otro momento. A veces nos tomamos una Coca-Cola en el hotel, pero yo siempre acabo exhausto", admitió el joven vocalista.

No es sorprendente que ante el ascenso meteórico que ha experimentado --que le ha llevado en tiempo récord a conquistar el negocio discográfico latinoamericano--, Pablo se vea abrumado, sobre todo si eso conlleva coger el avión, un medio de transporte al que tiene pavor.

"Lo llevo mal [coger aviones], porque no me gusta volar ni un pelo. Tengo que hacerlo y me estoy acostumbrando. Sin embargo, lo bonito es ir aprendiendo, y cada país es un mundo, cada público es distinto", confesó.

Pablo ha sabido hacerse paso con provecho en la maltrecha industria discográfica española ya que, con tan solo tres álbumes --dos discos de estudio y un formato en acústico--, el malagueño ha conseguido hacerle sombra al resto de artistas españoles, ocupando el número uno de las listas musicales durante 24 semanas. Estos éxitos le están reportando cuantiosas cifras de dinero al joven cantautor, quien, a pesar de ello, se confiesa despreocupado por los números que pueblan sus cuentas bancarias.

"Para mí la música no es un número, aunque es muy fácil decirlo cuando las cosas van bien, pero mi objetivo no es dedicarme a salir en la tele o a ser famoso. Mi objetivo es otro", se sinceró.

Fuente: Bang Showbiz

Publicidad