Se encuentra usted aquí

¡Ave, Príncipe!

Sin importar cuánto tiempo anduvo por fuera de su reino, el "Príncipe de Marulanda", o mejor, Hugo Patiño Vásquez, regresó con trono y séquito garantizados.

El país le da la bienvenida, esta vez, como parte del elenco de la parodia Huelo a rico, huelo a pobre. http://www.caracoltv.com/ habló con el hombre, el político y el actor.

¿Cómo fue este regreso?

Hugo Patiño Vásquez: Me invitaron de jurado al programa en diciembre y Hernán (Orjuela) me dijo al aire: "tengo la autorización del Presidente del Canal de posicionarlo de nuevo en el programa, ¿acepta?". Obviamente, ante el público no me pude negar y tras unos días comencé a grabar.

¿Cómo estuvo el reencuentro con los amigos, el estudio de grabación y las cámaras?

HPV: Fue de pico y abrazo con todos. Yo no esperaba nada de eso, pero fue espectacular. Hacía cuatro años no grababa con Sábados felices y fue delicioso. Yo estuve en el programa casi 32 años y me llenó de mucha alegría la forma como me recibieron. Además, yo no le tengo miedo a las cámaras y he sido bueno para aprenderme los libretos. Por fortuna, en una parodia se permite meter "morcillas" (apuntes del actor en un libreto).

¿Conocía la parodia y el papel para el que lo llamaban?

HPV: La novela la había visto muy poco y la parodia no la conocía, entonces le pregunté a la gente en la calle y me decía que era muy buena, por eso le dije de una a Alí (Humar, director del programa) y él me dio el papel de un policía, un mariachi, un notario y un chofer.

¿Extrañaba el humor o la política se lo hizo olvidar?

HPV: Sí, lo extrañé mucho. Me hacía falta los compañeros, pero en la política también me divertí. El humor ha sido lo mío durante más de 30 años y cómo no extrañarlo. Hacer política es muy serio y delicado, pero en los debates, a veces, metía mis apuntes y junto a Guillermo, la "Chiva", Cortés contábamos anécdotas.

¿Cómo estuvo esa experiencia con la política en el Concejo de Bogotá?

HPV: Fue enriquecedora. Uno aprende mucho y descubre cómo se maneja este país. Además, aprendí a presentar proyectos y varios de los míos fueron aprobados, como el de los baños públicos, que lo van a hacer dentro de poco, el del pago del impuesto predial por cuotas y el de la cancelación de los impuestos a los carros robados, que también se va a aplicar.

Entre el humor y la política, ¿qué prefiere?

HPV: Mmm... el humor ha sido mi vida, pero el Partido de La U me ha estado llamando, aunque yo les he dicho que es mejor esperar. A mí, dos veces me ofrecieron la Presidencia del Concejo, pero me negué, porque uno primero debe ser recluta antes que General.

 

Con infantas, nobles y consorte

A cuerpo de rey vive este príncipe humorista, no sólo en el Canal Caracol, también en su casa. Los cuidados que su esposa y sus hijos le prodigan son dignos de su título nobiliario.

¿Quiénes conforman su familia?

HPV: Mi mujer es muy joven, tiene 42 años, porque para buen viejo tiene que haber pasto biche, y estamos juntos desde hace 26 años. Tengo tres hijos. El mayor es jefe de prensa en el Minuto de Dios, tengo una niña de nueve años y un descuido de dos años y medio (cuya foto carga orgulloso en uno de sus bolsillos).

¿Cómo es un día con ellos?

HPV: Yo soy muy consentidor con los muchachos y con la "negra", estoy pendiente de ellos; pero, mientras tengo que hacer mis vueltas, ella, como buena mujer, extraña mis retardos, por eso trato de llegarle siempre temprano.

¿Cuál fue la reacción de la familia con su regreso a Sábados felices?

HPV: Nos sentamos todos a ver el programa y la "negra" me preguntaba que sino me habían asustado las cámaras. Le contesté que no, y le recordé que a mí lo único que me "tulle" es el incumplimiento de los horarios.

¿Tiene hermanos? ¿cómo se llevan?

HPV: Hace cuatro años no los veo, pero cuando nos reunimos somos una familia grande. Nosotros nacimos en Marulanda (Caldas), pero nos criamos con mis abuelos en el Valle del Cauca, porque mi mamá murió muy joven.

En cuestión de humor, ¿es profeta en su casa?

HPV: Para nada, dentro de mis hermanos está Gilma, que es una de las más graciosas. Ella no cuenta chistes, pero sí anécdotas que nos matan de la risa más que mis chistes.

La política, el humor, ¿qué más viene?

HPV: Hay que esperar, yo sólo sigo escuchando propuestas y, por lo pronto, atendiendo llamados a grabación cada semana. Aunque voy a trabajar con unos amigos que dicen que van a aprovechar que a mi y al "Flaco" (Agudelo) todo el mundo nos conoce.

Publicidad